Características de la personalidad tipo B

Las características que definen a la personalidad de tipo B

¿Tranquilas, relajadas, asertivas? Eso es lo que se dice sobre las personas que siguen el patrón de conducta tipo B. Así, se estima que la personalidad de tipo B sería la más saludable de todas, teniendo en cuenta la premisa del equilibrio emocional o comprender el fluir de las cosas y saber ponerlo en práctica.

También se considera que los rasgos de la personalidad tipo B son los más habituales o frecuentes en las personas, lo cual lleva consigo un trabajo de gestión emocional de las personas.

Principales rasgos de la personalidad tipo B

La personalidad es un conjunto de rasgos y características que nos diferencian de los demás, y también que nos hacen únicos ante el resto del mundo. Sin embargo, existen diferentes tipologías de personalidad con las que una persona se puede sentir más o menos identificada.

La personalidad tipo B es la que más contrasta con la personalidad tipo A, ya que las personas que tienen personalidad tipo B son, en general, más pacientes, relajadas y más sensibles, especialmente a los sentimientos de los demás que si lo comparamos las personas con personalidad tipo A. En cualquier caso, todos y cada uno somos especiales, diferentes y tenemos unas virtudes que nos hacen únicos, por lo que no es preciso caer en comparaciones. ¿Quieres saber si tu personalidad encaja con la de la personalidad tipo B? Descubre todos los rasgos asociados con la personalidad tipo B para poder identificarla con una mayor precisión:

1. Tranquilas

Las personas con este tipo de personalidad B no suelen tener prisa en su vida, pues son personas que saben disfrutar todo lo que hacen y por ello, llevan una vida tranquila y sin estrés, aunque las cosas les lleguen con cierto retraso.

2. Analíticas

¿Son analíticas las personas que se rigen por la personalidad tipo B? Siguendo esta premisa, compartirían este rasgo con la personalidad tipo D. Además, se estima que este la personalidad de tipo B no suele abarcar muchos objetivos o actividades a la vez, sino que son más bien de centrarse en una sola cosa, y suelen echar el freno cuando creen que es conveniente evaluar sus logros y analizar las cosas que hacen en el día a día.

3. Poco impulsivas

A diferencia de las personas con personalidad tipo A, las del tipo B presentan bajos niveles de impulsividad y suelen tener cierto autocontrol en lo que respecta a la gestión de las situaciones que normalmente son más complejas de sobrellevar.

4. Asertivas

Una de las principales características que define la personalidad tipo B es, precisamente, la asertividad. Y es que las personas con personalidad tipo B tienen un estilo comunicativo más asertivo ya que saben expresar su opinión y sus ideas de una forma positiva, adecuada, y respetando siempre la opinión de los demás.

5. Empáticas

La personalidad tipo B lleva a sentir cierta empatía por los demás. Y es que las personas con este tipo de personalidad saben escuchar a sus familiares y amigos y empatizan a la perfección con todos sus problemas. Además, una vez que son conocedores de las preocupaciones de los demás, les gusta involucrarse y pretenden ayudar.

6. Seguridad en sí mismas

Las personas con personalidad tipo B no suelen flaquear cuando se les presenta cualquier problema en la vida, esto es debido a que tienen mucha seguridad en sí mismas. Esta seguridad les viene porque tienen un alto nivel de autoestima, que les hace valorarse y sentirse bien consigo mismos y con sus decisiones.

7. Temperamento más templado

Se suele decir que las personas con personalidad tipo B son más cálidas y afectuosas que las demás. Esto se debe, principalmente, a que tienen un temperamento más templado, que les lleva a ser más amables con las demás personas de su entorno. Además, este tipo de temperamento hace que las personas con personalidad tipo B se sientan más queridas por sus familiares y amigos, ya que son capaces de crear un ambiente más agradable y relajado en lo que a sus relaciones sociales se refiere.

8. Menos problemas de salud

Según confirman los expertos, las personas con este tipo de personalidad tienden a sufrir menos problemas de salud que las personas con personalidad tipo A. Esto se debe, principalmente, a que saben mantener la calma y la tranquilidad ante cualquier problema, algo que les aleja de padecer estrés y ansiedad, dos factores que influyen de forma muy negativa sobre la salud.

Para terminar, no podemos olvidar que cada forma de ser es única, al igual que cada ser humano. Todos los seres humanos tenemos algo que nos define, nuestra propia seña de identidad, y al final tener un tipo de personalidad u otro, es algo que se puede pulir en la medida que se trabaja nuestro desarrollo personal.

Fuentes consultadas:

  • Padilla, VM. Peña, JA. Arriaga, AE. (2006). "Patrones de personalidad tipo A o B, estrés laboral y correlatos psicofisiológicos". Publicación Psicología y Salud. Instituto de Investigaciones Psicológicas de la Universidad Veracruzana.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios