Técnicas para controlar los impulsos

La guía definitiva para controlar tus impulsos y relajarte

Todos hemos reaccionado de forma impulsiva alguna vez. Un comentario hiriente, una injusticia que sucede delante de tus narices o incluso un peligro inminente. Ciertos estímulos nos pueden hacer reaccionar de forma incontrolada. Y es que, ser impulsivo de vez en cuando es natural, pero si si siempre te dejas llevar por tus impulsos, puede que esta actitud acabe pasándote factura. Razón por la cual todos deberíamos aprender a controlar nuestros impulsos, porque una cosa es una reacción natural y otra muy diferente una mala gestión de las emociones, hay que saber la diferencia.

Por eso, controlar nuestros impulsos y aprender a relajarnos, nos dará las claves para mejorar nuestro desarrollo personal y cada reacción emocional. Hay gente más impulsiva y otras personas que son más relajadas. Pero, de cualquier forma, puede que, hasta el más relajado no encuentra la forma de controlarse ante ciertos estímulos. Por eso, aprender a controlar estos impulsos que nos traen de cabeza, puede ser un trabajo muy útil para nuestro día a día.

Técnicas para aprender a controlar los impulsos

Controlar nuestros impulsos es posible. Esto no quiere decir que no nos dejemos llevar nunca, pero sí que aprendamos dónde y cómo es más favorable que actuemos de una forma o de otra. Y es que, no se trata de esconderse, sino de proceder de la forma más inteligente y beneficiosa para nosotros. A continuación vamos a comprobar algunas técnicas y consejos que nos ayudarán a controlar nuestros impulsos poco a poco.

Conócete a ti mismo

En primer lugar, identificar qué es lo que nos descontrola será el primer paso para poder empezar a controlarnos. Será como encontrar tu punto débil, ese momento que te hace saltar y que no puedes controlar. Para ayudarte, puedes apuntar en una libreta tus reacciones, las situaciones y así podrás encontrar qué es lo que hace que no te controles y que saltes a la mínima. Como siempre, comenzar por el proceso de autoconocimiento te ayudará a saber en qué aspectos debes trabajar.

Revisa tus emociones

Cuando encuentres el momento en el que tus emociones se desbordan, y hayas llegado a un absoluto desequilibrio emocional, obsérvalas y aprende cuáles son y cómo nacen. Aunque no lo creas, saber qué es lo que te está pasando, será un paso importante para poder gestionarlo. Además, si consigues reconocer tu emoción podrás controlar los impulsos y también podrás saber porqué pasa esto y arreglar algunas cuentas pendientes.

Trabaja en el día a día

Aprender a controlar tus emociones no es tarea fácil, por eso, será bueno que cada día dediquemos un tiempo a trabajar en este sentido. Para hacerlo, tenemos diferentes técnicas que pueden ayudarnos a conseguirlo. Podemos probar con la meditación para controlar los pulsos, y es que meditar tiene grandes beneficios que pueden servirnos tanto en el control de los impulsos como en cualquier otro aspecto de nuestro día a día.

No reprimas tus emociones

Algo que suele pasar es que reprimimos las emociones negativas todo el tiempo. Buscamos excusas para que esto no salga a la luz, porque pensamos que así nos sentimos mejor. Sin embargo, el reprimir la tristeza o el enfado, solo hará que se acumule en nuestro interior, hasta que aparezca todo de golpe al más mínimo estímulo. Por eso, te aconsejamos que rías si tienes que reír y llores si tienes que llorar. Todo a su debido tiempo pero sin dejar pasar la oportunidad de expresar lo que sientes, en el momento adecuado.

Cuenta hasta diez

Seguro que es la técnica más utilizada para el autocontrol, y es que, tomarse unos segundos para contar puede hacernos cambiar la perspectiva del momento. Puede conseguir que nos calmemos, que recapacitemos sobre la situación y que tomemos las riendas de nuestras propias emociones. Es una de las técnicas más populares y también de las más efectivas.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios