Cómo mejorar tu estado anímico

Las 4 técnicas que buscabas para mejorar tu estado anímico

Todos nos sentimos decaídos de vez en cuando. Dependiendo de nuestro carácter, de la forma en la que hemos aprendido a ver la vida,  puede que ese decaimiento sea más o menos corto, pero lo cierto es que, existen formas de subir el estado de ánimo y esas no dependen de nadie, son universales. Se trata de una buena noticia que solo necesitamos poner en práctica, en esos días que más lo necesitamos.

Solemos pensar que nuestras emociones y nuestro cuerpo no están conectados, pero nada más lejos de la realidad. En verdad, cuando estamos tristes o enfadados, nuestro cuerpo adquiere una postura de defensa que genera tensión y lo que puede llevarnos a padecer ciertos dolores o enfermedades. Tenemos que lanzar otras señales a nuestro cerebro sentirnos mejor, que nos ayuden a relajar el cuerpo y así también, relajar la mente para desconectar.

Qué puedes hacer para estimular tu estado de ánimo

Existen diferentes tácticas para que nuestro estado de ánimo cambie. Algunas requieres de más tiempo y otras de menos. Hoy te contamos estos trucos para que tu estado anímico mejore y puedes enfrentarte a la vida de otro modo.

Practica una vida sana

Pues sí, a veces cuando estamos tristes lo que más nos apetece es tirarnos en el sofá y posiblemente comer esa tarrina de helado, como hacen en las películas cuando tienen un desamor. Por muy atractivo que suene, los resultados serán muy diferentes a si te pones unas zapatillas y sales un rato a pasear, o incluso a correr. Por eso, el ejercicio y el deporte mejorará tu estado de ánimo, ya que practicar deporte produce endorfinas, unas hormonas que hacen que nos sintamos bien con nosotros mismos.

Del mismo modo, las grasas saturadas y las calorías vacías, no solo provocarán efectos nocivos en tu apariencia, sino que el cuerpo se resentirá y lo notarás en los cambios de humor. Por eso, si te alimentas bien, siguiendo una dieta equilibrada verás como tu estado anímico mejora y tu vida se dibuja de otra manera. Además, algunos deportes como el yoga producen fuertes cambios en el cerebro que se traducen en un mejor control emocional.

Descubre el autoabrazo

¿Quién se atreve a negar que los abrazos son gratificantes? El poder de un abrazo es conocido por todos, y es que, su éxito radica en que al abrazarnos reducimos el estrés y conseguimos relajar el cuerpo. Como ves, no se trata de cualquier tontería, y es que el poder de los abrazos es brutal.

Pues bien, si te encuentras solo y estresado. Si estás triste y necesitas consuelo pero no tienes a nadie más, no te sientas ridículo y practica el autoabrazo. Está comprobado que los efectos son los mismos que si te abrazara otra persona, y podrás sentir el consuelo y el abrazo de tu mejor compañero: tú mismo. Si lo prefieres también puedes parar un momento y poner una mano en el corazón. De esta forma también conseguirás esa relajación deseada.

Cambia esa cara

¿Pensabas que la alegría se mostraba sonriendo? Pues la verdad es que sonreír estando triste tiene sus ventajas, y te las contamos enseguida. La expresión de la alegría tiene la característica de ser reversible, es decir, si bien es cierto que sonreímos cuando estamos contentos, también es verdad que al esbozar una sonrisa nuestro estado de ánimo mejora y nos ponemos más alegres. Por eso, vale mucho la pena cambiar la cara para conseguir subir el estado de ánimo.

Prueba el mindfulness

Seguramente ya has oído hablar de todos los beneficios que la meditación tiene para conseguir una vida más plena. Puede que te lo creas o no, puede que pienses que para meditar necesitas raparte el pelo, vestirte de naranja e ir a un templo budista. Pero nada más lejos de la realidad. Hoy en día, basta con que te pares 10 minutos al día en casa, y practiques mindfulness en tu día a día. Verás como tu vida, va cambiando poco a poco.

Gracias al mindfulness conseguimos deshacernos de esas preocupaciones y pensamientos negativos, lo que se traduce en un mejor estado de ánimo, sobre todo cuando nuestra cabeza no para en todo el día. Además, conseguiremos vivir el aquí y el ahora y dejarnos de lamentos, aceptando lo que nos pasa y sobre todo, sabiendo que todo pasa.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios