Cómo eliminar las etiquetas

Elimina las etiquetas y los prejuicios con estos consejos

Quien diga que no tiene prejuicios miente. De hecho, se trata de estrategias que tiene nuestra mente para llegar a una conclusión. No podemos abarcar toda la información que tenemos, por eso usamos estos atajos mentales que a veces son tan peligrosos. Sin embargo, etiquetar a alguien sin darte la oportunidad de conocerle puede traer consecuencias negativas, tanto para la otra persona como para ti. Del mismo modo, tampoco es agradable que te etiqueten. Estas consecuencias se refieren tanto a la autoestima como a los valores por los que se rige la sociedad.

Cómo evitar etiquetar a los demás

No te sorprendas si te ves pensando sobre alguien sin saber o llegando a conclusiones. A pesar de que es algo normal, viene bien darse cuenta y poder evitar estos pensamientos que limitan nuestras interacciones y dañan a los demás. Además, no nos engañemos, porque muchas veces cuando caemos en este juego la autoestima baja está mucho más presente en nuestro ser de lo que creemos. ¿Quieres saber cómo eliminar las etiquetas? Sigue leyendo y descubre los mejores consejos para eliminar las etiquetas y los prejuicios, para ser más respetuosos y abiertos.

Tómate tu tiempo

La mayoría de los problemas que tenemos en esta vida se solucionarían si nos tomásemos un poco de tiempo para tratarlos. A veces, los dejamos estar, los evitamos, o incluso alegamos no tener tiempo para ocuparnos de ciertas cosas. Sin embargo, para evitar las etiquetas y los innecesarios prejuicios si nos tomásemos un poco de tiempo, veríamos cómo ganábamos en el resto de cosas.

Antes de juzgar a alguien sin conocerle por su apariencia o por un acto en concreto, te aconsejamos que dediques un poco más de tiempo a pensar en ello. La gente no es quien es por una forma de actuar, de hecho, seguramente alguien tiene muchas razones para hacer lo que hace, así que no te lances a juzgar a la primera de cambio. Tampoco un pensamiento en particular define a una persona, de modo que, si quieres tener una opinión justa, tendrás que tomarte tu tiempo para eliminar esos prejuicios y ver la realidad de cómo es cada cosa.

Nadie es más que otro

Ten en cuenta que nadie va a ser mejor que tú por ir vestido de cierta forma ni tampoco peor. Esta es la regla de oro para eliminar las etiquetas, porque es sencillo etiquetar a alguien, pero es uno de los errores más terribles que podemos tener. Da igual si tienes más o menos dinero, estudios, o si hablas mejor o peor. El caso es que todos somos iguales y nadie debería verse en la tesitura de sufrir ese miedo a ser juzgado por los demás, porque cada uno de nosotros, tiene su propia historia. Y que no te digan lo contrario, porque los estereotipos se pueden destruir para comenzar a valorarse más a uno mismo. La clave por eso, será siempre ser más humilde y no caer en la torrente de la negatividad y de la envidia.

No hagas caso a los cotilleos

Otro consejo para evitar las etiquetas y los prejuicios que no puede faltar. Suele pasar que nos hacemos la imagen de alguien en base a lo que otros nos han contado de ella. Puede que las personas que nos lo cuenten sean de confianza, pero no hay mayor error que llegar a conclusiones sin conocer. Por mucho que confíes en la otra persona, a veces nuestras percepciones son diferentes. Por eso, frena los cotilleos y prueba a conocer por ti mismo porque de lo contrario puedes caer en amistades tóxicas y valores que raramente serán buenos para ti.

Por otro lado, si tienes alguna duda, si te han contado algo, averígualo de primera mano, pregunta a la persona implicada y no te dejes llevar por habladurías y correveidiles. Esto solo te llevará a perderte la oportunidad de conocer a alguien que podría aportarte muchas cosas y que realmente puede valer la pena.

Piensa antes de hablar

Si eres de los que son propensos a meter la pata y a decir justo lo que no se debe, te recomendamos que tengas esto muy en cuenta y pienses siempre antes de hablar. Sabemos que es complicado, que has aprendido a ser espontáneo y eso está bien, pero dañar a las otras personas con tus ideas ya que es otro cantar, así que piensa si vas a herir los sentimientos de alguien o le vas a juzgar piensa antes de hablar, porque esto te obligará a tratar de conocer al otro y a no dar por válido lo primero que te venga a la cabeza.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios