Cuáles son los beneficios mentales del yoga

Los cambios que la meditación y el yoga producirán en tu cerebro

Al contrario de lo que muchas personas pueden llegar a pensar, los cambios que el yoga puede llegar a producir en nuestro cerebro son innumerables. Tanto es así que la meditación y el yoga influyen en la manera de percibir el mundo que nos rodea. Y es que el yoga y la meditación profunda tiene efectos físicos y mentales en nuestro cerebro que no deberíamos pasar por alto.

El yoga combina el ejercicio físico con la capacidad para conectar con nuestro interior a través de la meditación. El control de la propia respiración, la capacidad de abstracción y de concentración, la toma de consciencia del propio cuerpo… es un primer paso para ascender de nivel y llegar a la relajación total previa a la meditación, un momento en el que mente y espíritu cobran protagonismo.

Definición de meditación

 

Todo el que practique yoga y sus técnicas concretas sabe que con ellas no solo ejercita músculos y articulaciones mejorando resistencia, fuerza y agilidad. El yoga también trabaja la mente y hace su particular “gimnasia” para el cerebro desarrolla o inhibe una serie de zonas que conviene conocer.

Qué efectos provocan el yoga y la meditación en el cerebro

Imposible y erróneo generalizar porque cada persona es diferente. Dada su complejidad, nuestro cerebro sigue siendo el gran desconocido, aunque los avances científicos cada día nos permiten conocer algo más de este órgano vital que controla nuestras emociones y pensamientos.

Estudiando la relación existente entre la meditación y el cerebro, algunas conclusiones no dejan de resultar sorprendentes. Así que a continuación vamos a comprobar todos los beneficios que el yoga y la meditación tienen sobre nuestro cerebro y por tanto en nuestro modo de actuar, en nuestra actitud.

1. Reactivación de nuestras áreas cerebrales


La meditación que implica el yoga puede influir de manera positiva a la hora de reactivar o reducir la actividad en una determinada área cerebral. Como ejemplo concreto, experimentos recientes apuntan a que las personas tendentes a la depresión muestran una sobre activación en la zona del lóbulo temporal medio. La meditación puede incidir en la reducción de la actividad que desarrolla la red de neuronas concentradas en esta área. Se cree que es aquí donde se generan y surgen los recuerdos negativos y reiterativos, las emociones tóxicas, o los sentimientos negativos y autodestructivos. Reduciendo la actividad en la zona, a través de la meditación, esas sensaciones deberían tener una menor presencia en nuestra mente.

maxpetrov || Shutterstock

2. Autoconsciencia

Otro de los beneficios de la meditación y de la práctica del yoga es el incremento de la autoconsciencia a nivel mental. Controlar la propia respiración, notar los latidos de nuestro corazón, sentir el fluir el torrente sanguíneo… son pasos que nuestro cerebro da para alcanzar el auto conocimiento. La meditación es la vía para activar esas áreas concretas del cerebro que nos permiten, primero controlar las funciones del cuerpo, y, a un nivel posterior,también las propias emociones.

3. Control emocional

Ante una de las fases de nuestro enfado, una situación de euforia, de fuerte ira en nuestra mente o de tristeza, … son muchos los estímulos que llegan al cerebro y provocan reacciones físicas concretas: la risa, el llanto, una taquicardia, una sensación generalizada de estrés... Está comprobado que el yoga y la meditación logran controlar la entrada de nuestros estímulos y dominar nuestras reacciones favoreciendo una respuesta adecuada que se adapte a cualquier circunstancia.

Tips para gestionar y controlar las emociones

¿Los efectos de la meditación son evidentes a nivel físico?

Que la práctica del yoga transforma la mente es algo con lo que casi todos los estudiosos del tema están de acuerdo. Una mayor capacidad de concentración, una mejoría en la facilidad para el aprendizaje, un aumento del positivismo y hasta un resurgir de la energía vital parecen cuestiones que se ven favorecidas cuando el yoga forma parte de la rutina diaria.

Kokulina1000 || Shutterstock

Además, algunas investigaciones apuntan a que la meditación habitual acaba generando un aumento de la materia gris en la zona prefrontal, aquella relacionada con la memoria funcional y que incluso el deterioro cognitivo causante de enfermedades como el alzheimer podría verse frenado con las adecuadas técnicas de meditación. Una serie de temas fascinantes en los que, sin duda, se continuará investigando.

Share this post

Mariola Báez

Mariola Báez

Periodista, redactora especializada en temas de salud, psicología, nutrición, belleza y fitness, con más de 10 años de experiencia escribiendo sobre estos y otros temas.

Comentarios

comentarios