Descubre las técnicas de meditación budista más conocidas

Si estás leyendo esto, lo más posible es que estés sintiendo cierta curiosidad por las técnicas de meditación. Y no es para menos, ya que en los últimos años se han demostrado los innumerables beneficios que la meditación tienen sobre nuestra vida. Meditar nos libera del estrés. Y ahí es precisamente donde la meditación budista cobra mayor importancia.

La meditación budista tiene grandes beneficios a nivel físico y a nivel mental y su foco principal de atención tiene como objetivo dos conceptos tan básicos como la comprensión y la sabiduría. Pero para conocer mejor qué es la meditación budista tenemos que comprender que nos encontramos ante la meditación en sí es la actividad budista más extendida por todo el mundo. Teniendo esto en cuenta, ya podemos hablar de los dos tipos de meditación budista más importante y lo que cada uno de ellos significa.

Para conocer en las prácticas de meditación budista en este artículo de Refugio del Alma vamos a comentar cuál es el papel de cada una de estas técnicas en profundidad, en qué consisten y cómo lo podemos aplicar en nuestro día a día.

La Meditación Samatha

Por medio de la meditación budista Samtha podemos conseguir calmar nuestra mente y también hacer que nuestras emociones positivas emerjan. La meditación Samatha es una técnica de iniciación, que debemos conocer para practicar las tácticas de Vipassana, que explicamos más adelante. Sin Samatha, es muy difícil que nos adentremos en otras prácticas.

lavoview || Shutterstock

Así, mediante la técnica budista Samtha lo que hacemos es meditar con atención plena, procurando percibir las cosas tal y como son, pero nos encontramos a veces tan divididos, que la tarea se vuelve más complicada. Nuestro estado mental no nos permite ver las cosas con claridad, por lo que, la meditación Samatha nos ayuda a calmar la mente y poder prepararnos para vivir la experiencia con plena atención. Para este tipo de meditación se suele utilizar la respiración. Es cierto que en ocasiones se usan otros objetos, como una vela o un disco de color, sin embargo, se ha comprobado que nada hace que permanezcamos tan conscientes, como fijarnos en el proceso de nuestra propia respiración.

Meditación Vipassana

Uno de los tipos de meditación más importantes es el conocido como nombre de Vipassana. Su nombre significa "visión clara" y sus orígenes se remontan al siglo VI a.C. Esta técnica es la que se utiliza en occidente y se popularizó en los años 70 con el nombre de Mindfulness.

Microgen || Shutterstock

Mediante la Vipassana se consigue practicar la atención centrada en la meditación. Aprendemos de la "visión clara" de las sensaciones de nuestro cuerpo y también de nuestra mente. Se trata de observarlos y aceptar este tipo de sentimientos, tal y como vienen. Para practicar este tipo de meditación Vipassana deberemos buscar una postura cómoda, normalmente se realiza sentados en un almohadón en el suelo y la espalda recta. Si usamos una silla, debemos mantener la espalda igualmente recta pero sin apoyarse.

Para la práctica Vipassana comenzaremos con la conciencia respiratoria, es decir, mediante la práctica Samatha. Es por esto que debemos conocer Samatha antes de comenzar a practicar Vipassana. Después de centrarse en la meditación, comenzarán a aparecer sensaciones y pensamientos negativos que debemos obviar mientras nos centramos en nuestra respiración. Después, podemos cambiar el objeto de nuestra atención y trasladarlo a nuestro cuerpo o a los pensamientos que pasan por nuestra cabeza. La finalidad, como ya dicen los consejos budistas es practicar la conciencia sin apego, es decir, saber que esos pensamientos están ahí, pero verlos como vienen y van, sin engancharnos a ninguno de ellos.

Se trata de un método básico de meditación budista que puede ayudar a deshacernos de los pensamientos recurrentes y las obsesiones. Son pensamientos que todos tenemos y que nos impiden actuar debidamente y conseguir el bienestar que deseamos.

La meditación budista no es algo que puede hacerse con o sin éxito. Si estamos acostumbrados a tener más cosas en la cabeza, nos costará más ser conscientes del momento, pero toda experiencia será positiva para el que la practique.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios