Inconvenientes de practicar reiki

¿Quieres practicar reiki? Conoce primero sus pros y sus contras

En los tiempos que corren muchos sufrimos de estrés, de ansiedad, de depresión... cada vez el mundo va más deprisa, las exigencias son más y el tiempo es menos. Por suerte, existen técnicas que nos ayudan a estar mejo, ha reencontrarnos con nosotros mismos y a encontrar nuestra paz interior. Una de esas técnicas es el reiki. Pero como en todo, practicar reiki tiene sus puntos a favor, y sus puntos en contra. Al final, todo depende de cada persona. Para ello, en este artículo vamos a conocer cuáles son los pros y los contras de la terapia reiki que nos ayudarán a analizar mejor esta técnica y tomar la decisión de ponerlo en práctica o no.

Antes de adentrarnos en qué puede ayudarnos o perjudicarnos el reiki, será bueno que sepamos algo más acerca de esta técnica. El reiki es un arte de sanación que surgió el Japón, y lo que pretende es encontrar el equilibrio energético en nuestro cuerpo. Hoy en día, está considerado como medicina complementaria en el mundo occidental, y es aconsejable que consultemos a nuestro médico, antes de practicarlo.

Las ventajas del reiki

Sin lugar a dudas el reiki es una práctica que ayuda a muchas personas, y es que, tiene numerosas ventajas. Para empezar, el reiki alivia el estrés, algo que ha sido denominado como la enfermedad del siglo XXI y que consigue mover a muchas personas a encontrar métodos para remediarlo. En la terapia reiki para combatir el estrés se opta por corregir los desequilibrios emocionales. a Por otra parte, el reiki mejora la autoestima, lo que hace que en el plano emocional, nos sintamos mejor con nosotros mismos. Los frutos se producen día tras día y con el aumento de las sesiones la autoestima de la persona mejor debido a que se conoce más.

Pero los beneficios del reiki no se quedan solo al nivel de las emociones. Y es que, en el plano físico también podemos encontrar muchas ventajas que no pasan desapercibidas para muchos adeptos. Muchas veces nos sentimos tensos y esto interfiere en nuestro bienestar físico. Pues bien, gracias al reiki podemos relajarnos y sentirnos mejor. También nos hace más fuertes y más resistentes a las enfermedades, nos permite sanar antes y mejorar el rendimiento de nuestras células y también de nuestros órganos.


El reiki también mejora nuestra capacidad intelectual, y lo hace precisamente, aumentando nuestra capacidad de concentración, lo que nos permite estudiar y trabajar de una forma más eficiente. También el reiki es bueno para curar ciertos trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia. Además, se puede utilizar para curar plantas o animales.

Las desventajas del reiki

A pesar de los numerosos beneficios del reiki, es necesario señalar que el reiki es un tratamiento que no tiene regulaciones formales, por lo que, consultar a un médico antes de iniciar esta terapia es más que recomendable. Es importante que sepamos que, los que practican reiki no han recibido ninguna licencia oficial, por lo que hay que averiguar si estás en buenas manos.

Al no tener licencia es fácil que te engañen y que cualquier persona no preparada pueda practicar reiki, por lo que te recomendamos que, antes de lanzarte a la piscina, te informes bien sobre quién te está atendiendo. Por otra parte, la ciencia no ha avalado está práctica del reiki, y es que, aunque es verdad que obtiene favorables resultados, no tiene un apoyo científico detrás, por lo que no puede ser del todo fiable, o al menos matemáticamente hablando.

Además, el reiki no entra dentro de ningún plan de la seguridad social ni tampoco de un seguro médico, por lo que, si quieres recurrir a este método, siempre habrás de pagar las sesiones. La sanidad pública no lo reconoce como terapia fundamental y esto hace que siempre nos cueste algo de dinero.

Por último, debes saber que no a todo el mundo le sienta igual. Puede que a algún conocido le haya ido bien, pero tú en cambio no consigas lograr la armonía y el descanso que esa persona ha logrado. No se trata de mentiras ni sugestiones, es que cada persona somos distintos. Si pruebas y no te funciona, será mejor que intentes otra cosa.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios