ejercicios de meditación para trabajar la agilidad mental

3 actividades para meditar con las que aumentarás tu agilidad mental

La meditación ha estado en boca de todos durante muchos años. Se trata de una práctica de la que siempre hemos oído hablar, sin embargo, hoy en día cobra una importancia especial, y es que sus beneficios son tan evidentes que hacen que la meditación sea una herramienta fundamental en la sociedad de este siglo XXI.

En un mundo en el que cada vez somos más exigentes, es fundamental disponer de recursos que puedan quitarnos el estrés de encima. La meditación es conocida por poder aliviar el estrés, la ansiedad o la depresión, pero además, también tiene otros beneficios, con la meditación aumentarás la agilidad mental.

Uno de los efectos de la meditación más relevantes es que te devuelve al momento presente, lo que quiere decir que la meditación nos hace ser conscientes de la actividad que estamos realizando. En nuestra vida, muy a menudo nos ponemos el piloto automático, y pensamos en lo que tenemos que hacer más tarde, en lugar de pensar en lo que estamos haciendo.

Gracias a la meditación podemos aumentar nuestra atención, centrarnos en las cosas y concentrarnos en nuestras habilidades. La meditación nos permite ser más resolutivos y se trata de un recurso esencial para aquellos que buscan cómo aumentar la agilidad mental.

Hay algunas actividades relacionadas con la meditación que puedes realizar para disponer de una mayor agilidad mental. Son ejercicios sencillos de meditación, que te ayudarán en tu día a día, y de los que notarás las consecuencias en un breve periodo de tiempo.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi agilidad mental?

A continuación os explicamos una serie de cosas que puedes hacer para trabajar tu agilidad mental, son muy fáciles, así que estamos seguros de que muchas de ellas ya las realizas sin darte cuenta.

Escuchar música

La música tiene una gran carga emocional y también puede servir como terapia. Escuchar música es siempre una actividad que, además de placentera, resulta muy efectiva para todo tipo de causas.

Puedes meditar escuchando música, para ello, te recomendamos que optes por algo relajante, pero en lugar de limitarte a escuchar o a tenerla de fondo, fíjate en cómo el efecto relajante va penetrándose en tu ser.

escuchar música para mejorar la agilidad mental

Svitlana Sokolova || Shutterstock

Concentarse en la respiración

No hay nada mejor para ser más rápidos mentalmente que estar atentos a la actividad que estamos realizando, y para ello, deberemos realizar ejercicios que nos ayuden a mantener un buen nivel de concentración. Uno de los más efectivos es el de centrarnos en nuestra propia respiración. No se trata de modificarla, ni siquiera de regularla, solo de observarla para ver cómo respiramos y qué efecto produce en nosotros mismos.

Para realizar este ejercicio, solo tienes que buscar un lugar cómodo, cerrar los ojos y mirar tu respiración. Observa como se infla tu abdomen y como sale el aire por los orificios de la nariz. Si algún pensamiento se mete en medio, déjalo que se vaya y vuelve a tu respiración. Se trata de una táctica de lo más efectiva para mantener una buena concentración.

Observar tus pensamientos

Aunque hoy tenemos más prisa que nunca, y más cosas que hacer que nadie, existen algunos impedimentos que nos hacen la vida un poco más complicada, y se trata de nuestros propios pensamientos.

Está claro que la idea de sentarte y parar de hacer, todo lo que tienes que hacer, no es nada que podamos ni pensar. Sin embargo, si realizamos este ejercicio, podemos dejar atrás todo lo que nos entorpece en nuestro trabajo y dedicarnos plenamente a él.

Para hacerlo, solo tendremos que encontrar un momento del día en el que estemos solos. Nos sentamos y observamos todos los pensamientos que tenemos en la cabeza. Esto se hace mucho en la técnica del mindfulness Piensa que son nubes y van pasando unos detrás de otros. Pueden ser tareas pendientes, algo que te ha sentado mal, alguna ilusión o algún dolor. No importa cómo sean, solo obsérvalos, sin hacer nada más. Después, vuelve a tu trabajo y deja atrás los pensamientos.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios