Beneficios de la sonoterapia

Sonoterapia o el poder de los cuencos tibetanos para relajarte

La sonoterapia es una técnica que se basa en el uso de sonidos relajantes que inspiran paz y tranquilidad. Por ello, la sonoterapia es beneficiosa contra el estrés y la ansiedad que todas las personas en algún momento de nuestra vida podemos padecer. Aunque existen varias formas de practicar una sesión de cronoterapia, quizá la más habitual de todas ellas es la que se lleva a cabo con los cuencos tibetanos.

El sonido que emiten los cuencos tibetanos tiene un poder terapéutico porque a través de las ondas nos ayuda a sentir cada una de las vibraciones que se producen. En la medida que nuestra mente escucha dichas vibraciones centra todas nuestras energías en nosotros mismos, produciendo un efecto armonizador en cada uno de los hemisferios de nuestro cerebro. Por ello, la sonoterapia con cuencos tibetanos se centra en los principios de la meditación, aportándonos mayor sensibilidad en ese momento, permitiendo liberar las tensiones que tenemos.

¿Cuál es el fundamento de la sonoterapia?

El fundamento de la sonoterapia es la resonancia, como comentábamos en líneas anteriores, el poder de la vibración es lo que favorece la conexión entre nuestra mente con nuestro cuerpo para inducirnos al estado de relajación. La vibración es lo que permite sentir nuestro cuerpo y aportarnos la armonía que necesitamos.


Por tanto, hablar de sonoterapia es hablar de Frecuencia Curativa, como la capacidad terapéutica que tienen los sonidos para romper con aquellos núcleos de nuestra vida que nos producen una situación conflictiva, que causa estrés o ansiedad entre otros. Por ello, la sonoterapia es buena para nuestro bienestar, es una técnica que a través de los años de práctica ha demostrado que nosotros como seres humanos, podemos conectar con nosotros mismos para mejorar nuestro bienestar, nuestro equilibrio emocional de forma particular.

¿Cómo nos ayuda sonoterapia con cuencos tibetanos?

Uno de los beneficios de la sonoterapia lo encontramos precisamente en su facilidad para equilibrar los chakras. Por ello, la sonoterapia con cuencos tibetanos es un viaje hacia la autosanación. Así, las vibraciones van absorbiendo la negatividad y lo que nos priva de la tranquilidad. De este modo, cuando se tienen problemas emocionales, la sonoterapia puede ayudarnos y mucho.

Así, los cuencos tibetanos se sitúan cerca de nosotros y comienzan a emitir su sonido, automáticamente la carga emocional que traemos con nosotros comienza a desaparecer en la medida que dichas ondas vibratorias van haciendo su función. No obstante, para que realmente funcione es importante haber comenzado con nuestro proceso de autonocimiento, es decir, saber qué emociones experimentamos, y qué efecto produce cada una de ellas en nosotros mismos.

De esta forma, la sonoterapia y los cuencos tibetanos establecen una conexión que nos hace sentir más motivados y tener más confianza en nosotros mismos. Por ello, esta técnica se aconseja sobre todo en aquellos momentos en los que más presionados nos sentimos, en aquellos momentos en los que la angustia nos delimita demasiado.

Share this post

Tamara Gascó

Tamara Gascó

Graduada en Comunicación Audiovisual por la UPV en la EPSG. Máster en Periodismo Digital y Multimedia por la UJI. Máster en Formación del Profesorado de Secundaria y Bachillerato. Actualmente trabajo como Social Media Manager. Me encontrarás leyendo una y otra vez libros de historia, pero la realidad es que en mis ratos libres me encanta aprender, formarme y comprender todo lo que tiene que ver con el proceso de desarrollo personal. Me inquieta y me apasiona este tema, sobre todo aquello que guarda relación con la gestión y la validación emocional, con el objetivo de fomentar nuestro aprendizaje para ser mejores seres humanos, valorando la importancia de cada creencia y proceso de aprendizaje.

Comentarios

comentarios