Hacer demasiadas cosas a la vez provoca estrés

El placer de hacer una sola cosa a la vez para sentir más

La filosofía zen describe una serie de prácticas para alcanzar la felicidad y la plenitud espiritual en nuestra vida cotidiana. Una de sus premisas más importantes es "vivir el aquí y el ahora". Tan importante, de hecho, que el escritor Echart Tolle reflexionaba: "La esencia del zen es, sencillamente, hacer una cosa cada vez".

"Hacer una cosa cada vez" es mucho más complicado de lo que podría parecer. En todos los aspectos de nuestra vida, desde el trabajo hasta las tareas domésticas o las relaciones de pareja, se nos anima a practicar el multitasking, y dividir nuestra atención constantemente. Cocinamos mientras hablamos por teléfono, vemos la televisión mientras leemos, miramos el móvil mientras caminamos por la calle...

La tecnología ha irrumpido con fuerza en nuestros hogares y lugares de trabajo, permitiéndonos visualizar varias pestañas a la vez o mantener conversaciones simultáneas. Sin embargo, los humanos, a diferencia de los aparatos tecnológicos, no estamos hechos para la multitarea.

Intentar abarcar demasiadas cuestiones que requieren atención al mismo tiempo tiene consecuencias tan negativas como síntomas de estrés e incluso daños cerebrales. ¿Alguna vez has sentido cansancio emocional? Tus responsabilidades se acumulan aunque intentes hacerles frente lo mejor posible, le faltan horas al día, y al final te sientes mentalmente agotado. Es uno de los daños colaterales de intentar hacer demasiadas cosas a la vez.

Nuestro cerebro se centra en una sola cosa

En los últimos años, se han realizado diferentes investigaciones sobre lo que pasa en nuestro cerebro cuando practicamos la multitarea. Uno de ellos, coordinado por expertos de la Universidad de Michigan, coincide con la idea de que el cerebro, en realidad, no puede realizar dos tareas a la vez, sino que interrumpe una para prestar atención a la otra. Se trata de un proceso llamado conmutación de tareas, y se puede imaginar como un "cambio de sentido" de nuestros pensamientos, que tardan un tiempo en recalcular la ruta. Esta es la razón por la cual los trabajadores que intentan prestar atención a demasiados factores a la vez trabajan más tiempo, son menos productivos y además se sienten más saturados.

Teniendo esto en cuenta, las personas que practican el multitasking interrumpen sus tareas constantemente con otras, por lo que no es de extrañar que sean más propensas a distraerse fácilmente. Además de los problemas derivados de la falta de concentración, estas distracciones producen estímulos constantes para el cerebro, que provocan "picos" de adrenalina, dañinos para la correcta actividad neuronal. Así se vio reflejado en 2014 en un informe de científicos del Instituto de Neurociencia Cognitiva de Londres.

Los beneficios de concentrarnos plenamente en lo que hacemos


No vivir en el aquí y ahora tiene consecuencias nefastas en nuestro cerebro, pero también en nuestra mente. Arrojarnos a una vida frenética, sin permitirnos un momento de tranquilidad, puede derivar en una constante ansiedad. Por eso, es recomendable preguntarnos: "¿cuántas cosas estoy haciendo ahora mismo?". Tal vez la respuesta nos sorprenda.

Cuando vamos en el metro o en el autobús, ¿estamos escuchando música o revisando las redes sociales al mismo tiempo? Concentrarnos plenamente en el momento en que vivimos puede descubrirnos las pequeñas cosas a nuestro alrededor que antes no notábamos. Puede mejorar nuestra conexión con los espacios y las personas que nos rodean, a la par que darnos la tranquilidad que queremos conseguir. Por otra parte, aquellas personas que practiquen una concentración plena en su puesto de trabajo encontrarán la clave para ser más productivos.

Empezar a hacer una sola cosa cada vez alberga grandes beneficios para las personas que lo intenten. Es difícil al principio, pero hay algunas técnicas de concentración y meditación que pueden resultar de mucha ayuda. La meditación mindfulness, o meditar con atención plena, es una disciplina que ayuda a aumentar la energía, combatir el insomnio y nos protege de la ansiedad y el estrés.

Fuentes consultadas:

  • Meyer, David & E. Evans, Jeffrey & Lauber, Erick & Rubinstein, Joshua & Gmeindl, Leon & Junck, Lawrence & Koeppe, R.A.. (2003). Activation of Brain Mechanisms for Executive Mental Processes in Cognitive Task Switching*.
  • Loh, K. K., & Kanai, R. (2014). Higher media multi-tasking activity is associated with smaller gray-matter density in the anterior cingulate cortex. PloS one9(9), e106698.
  • Tolle, E. (2004). The power of now: A guide to spiritual enlightenment. New World Library.

Share this post

Avatar

Lucía B

Graduada en periodismo en la Universitat de València, Todos tenemos miedos, y todos tenemos la capacidad de conocernos mejor a nosotros mismos para seguir aprendiendo y mejorando. Yo aspiro a hacer lo mismo.

Comentarios

comentarios