Siéntete vivo practicando estos hábitos

El hecho de sentirse vivo es algo que aunque resulte evidente, pocas personas hacemos. Y es que, si nos ponemos a pensarlo, no es nada raro que con la rutina, las obligaciones, el llegar a fin de mes o el encontrar un trabajo decente, hacen que se nos olvide lo fundamental, que es sentirnos vivos y entusiasmados. Esto es algo fundamental para nuestro desarrollo personal y para alcanzar nuestro éxito con nosotros mismos.

Hoy vamos tan deprisa que resulta prácticamente imposible deshacernos del piloto automático. Ni si quiera pensamos lo que hacemos, nos despertamos, nos duchamos, cogemos el coche y llegamos al trabajo y esto a nivel psicológico nos deja una huella indudable. Se trata de una rutina que va terminando poco a poco con nuestro bienestar. Aquí es donde nace el problema: vivir no es lo mismo que sentirse vivo, sino todo lo contrario.

Aprende a sentirte vivo con estos 4 consejos

No es que la rutina no esté indicada, sin embargo, hacer de nuestra vida una serie de movimientos automáticos, puede terminar con nuestra esencia. Es entonces cuando tenemos que buscar esa sensación de sentirnos vivos. Si este es tu caso, a continuación vamos a comprobar cuáles son los hábitos que nos ayudarán a sentirnos vivos, unos hábitos que nos ayudarán a sentirte bien y con buen humor pese a la vorágine del día a día.

Sensación que podemos encontrar por medio de algunos hábitos.

Practica la meditación

Centrarse en el aquí y en el ahora puede ser complicado. Con tantas obligaciones vivimos pensando en todo lo que tenemos que hacer, y si no pensamos en el futuro nos torturamos con el pasado. Ese comentario que nos hirió o ese fallo que cometimos. El caso es que, pocas veces nos paramos a ver qué estamos haciendo en el preciso momento. Con la práctica de meditación se puede conseguir disfrutar más del momento presente. La meditación puede producir grandes cambios en nuestro cerebro y comenzar realizando 20 minutos al día de esta actividad puede ser muy beneficioso, pero es que, además, nos hará sentir más nuestra vida y en definitiva, sentirnos más vivos.

Practica la gratitud


Las quejas son, por desgracia, una parte importante del mundo de hoy. Una de las cosas que más se oyen a nuestro alrededor son quejas. Las oímos en le autobús, en la radio, de camino a casa o en nuestra familia. De hecho, hay quien incluso compite por ver quien tiene más motivos para quejarse... ¿no es absurdo? Por más absurdo que parezca lo cierto es que quejarnos es nuestro pan de cada día, y también algo que evita que nos sintamos bien. Si en lugar de quejarnos practicáramos la gratitud, podríamos ver los efectos positivos que tiene en nuestra vida. Cuando tengas ganas de quejarte, puedes hacer el ejercicio contrario y ver todas las cosas por las que tienes que dar gracias. Si lo haces, verás como la sensación de bienestar inunda tu cuerpo y consigues ganar más autoestima, sintiéndote vivo.

Qué es la gratitud

michaelheim || Shutterstock

El movimiento

La vida sedentaria es uno de los peores enemigos para nuestra salud física. Nos hace más propensos para padecer una gran cantidad de enfermedades, sobre todo del tipo cardiovascular. Sin embargo, la salud física no es lo único que debe preocuparnos, pues si no nos movemos, también nos iremos consumiendo psicológicamente. Practicar deporte de forma regular es uno de los hábitos que harán que nos sintamos vivos y contentos. El subidón que producen este tipo de actividades, la liberación de endorfinas y por supuesto, una mejor forma física que se traduce en un mejor bienestar.

Mantener sanas relaciones

El ser humano es un ser social, y aunque las relaciones con otras personas en muchas ocasiones nos traen problemas y emociones que no deseamos, debemos esforzarnos por cultivar unas buenas relaciones para mantener nuestro nivel de bienestar. En el mundo hay muchos tipos de personas, y será preciso huir de relaciones tóxicas que vayan consumiendo poco a poco nuestro ser. Se trata de situaciones que hacen que no nos sintamos vivos. Si por el contrario, fomentamos relaciones que nos hagan sentirnos bien, estaremos dando un paso adelante hacia la felicidad.

Rodéate de personas que te quieran como eres, que no te critiquen, sino que te motiven. Amigos que te llenen de risas, son el tipo de personas que harán que consigas sentirte vivo.

Ahora ya sabes cómo sentirte vivo y con ganas. Si pones en práctica todos estos consejos para sentirte vivo no cabe duda que lo tendrás mucho más fácil para alcanzar la plenitud.

Share this post

Comentarios

comentarios