Trucos para elegir un cuenco tibetano

6 consejos para elegir un cuenco tibetano

Los cuencos tibetanos son a día de hoy una de las mejores herramientas que tenemos a nuestra disposición para equilibrar nuestros chakras y centros energéticos. Gracias al aporte de los cuencos tibetanos en nuestras técnicas de meditación tenemos ante nosotros la oportunidad de alcanzar la armonía de nuestra mente entre otros grandes beneficios. Precisamente por ello es que es tan importante saber elegir un cuenco tibetano para cada uno de nosotros, puesto que hay miles y miles de opciones, pero no cualquiera es adecuada para nuestro interés o necesidad personal.

Hay ciertos tips pa ra elegir un cuenco tibetano que no deberíamos pasar por alto y el más importante de todos ellos es su precedencia. ¿Por qué? Las raíces de los cuencos tibetanos y la cultura que hay en Oriente sobre la meditación nos hace pensar que todo aquello que proceda de allí es absolutamente sagrado. Lejos de la realidad, la calidad de un cuenco tibetano puede depender de muchos factores, por tanto, que proceda de regiones de la India no es sinónimo que sea mejor.

¿Qué debes tener en cuenta para elegir un cuenco tibetano?

Junto con su origen, parecerá imposible creerlo pero esto es igual que con las piedras energéticas, es el cuenco tibetano el que te elige a ti y no tú a él. Es decir, a través del sonido emitido por los cuencos tibetanos sabrás qué cuenco tibetano es mejor para ti, el que más calma o seguridad te transmite. Una vez tengas claro este aspecto, estos son los otros consejos a tener en cuenta para elegir tu cuenco tibetano correctamente y disfrutar de todos los beneficios que tiene para tu salud espiritual.

1. El material con el que está fabricado

Para que un cuenco tibetano funcione correctamente el metal con el que se elabora tiene que ser de muy buena calidad. En función de su calidad podremos hablar de cómo es la energía proyectada por dicho cuenco. Algunos de los materiales adecuados para el cuenco tibetano son el cobre, el níquel, el estaño y el zinc. De todos estos materiales de los que está compuesto el cuenco tibetano se puede producir una aleación que de lugar a una combinación de materiales para tu cuento tibetano. Por tanto, que un cuenco tibetano sea de oro no significa que sea mejor que el resto. Todo se mide en base a los resultados que se han obtenido con los materiales anteriores.

Para qué sirven los cuencos tibetanos

bondburn || Shutterstock

2. El lugar en el que lo vayas a comprar


Todos deberíamos tener un guía espiritual o una persona que nos acompañe en ciertos desafíos personales. Aquí es donde radica la importancia de saber elegir el lugar en el que comprar tu cuenco tibetano, una persona que te transmita confianza y te ayude paso a paso a elegir tu cuenco tibetano lo hará todo mucho más fácil.

3. Define cuál es tu objetivo con el cuenco tibetano

Si tienes claro para qué quieres tu cuenco tibetano esto hará el proceso mucho más sencillo. Por ejemplo, si lo que deseas es un cuenco tibetano para meditar en este caso lo mejor es optar por uno de pequeño tamaño o que quepa en tu ano. Pero si por ejemplo quieres tu cuenco tibetano para decorar una estancia especial de tu casa, entonces el tamaño puede variar.

Si hablamos del tamaño del cuenco tibetano nos encontraremos con medidas que oscilan desde los 7 hasta los 15 cm. Estos son los considerados cuencos tibetanos pequeños. Normalmente estos cuencos son empleados en ciertos baños sonoros. En el siguiente peldaño nos encontramos con los cuencos tibetanos que oscilan entre los 15 y los 18cm. Estos cuencos son los mejores para abrir y equilibrar los charkas. Luego, otra medida de cuencos tibetanos es la que oscila entre los 20 y los 25 cm, que es empleada con el fin de obtener los conocidos masajes sonoros. Por último nos encontramos con los cuencos tibetanos grandes, que llegan a sobrepasar los 30 cm. Estos cuencos son mucho más específicos y ayudan a conseguir el equilibrio de nuestras energías, a eliminar el estrés o a conectar con el presente.

4. Los colores y los sonidos

Los sonidos del cuenco tibetano es lo que más especiales los hace. Por ello, siempre que puedas intenta tocar y apreciar el tacto y el sonido del cuenco. Si este sonido te resulta agradable, será ese el cuenco tibetano que estabas buscando. Si por el contrario ese sonido no te relaja lo suficiente o no te acaba de convencer, ve en búsqueda de otro. Por lo que respecta al color del cuenco tibetano bien es conocida la relación que existe entre nuestra personalidad y los colores. por ello, tu cuenco a través de los colores de su fondo tendrá una estrecha vinculación con lo que proyectas.

5. ¿Comprar uno ya usado?

Esta es una opción que genera varias controversias pero se pueden comprar cuencos tibetanos de segunda mano, y no por ello los resultados obtenidos por el mismo tienen que ser peores. Los cuencos tibetanos siguen un proceso de limpieza exhaustivo. La única regla que debes tener en cuenta siempre a la hora de hacer uso de los cuencos tibetanos es que son herramientas absolutamente sagradas y como tal deben ser empleadas desde el amor y el respeto.

6. Hazte estas preguntas

¿Te sientes mejor cuando lo coges con tus manos? ¿Sabes describir las sensaciones que genera en ti? ¿Cómo de agradables son esas sensaciones? Estas preguntas te ayudarán a saber si has elegido el cuenco tibetano correcto y adecuado para ti.

Share this post

Comentarios

comentarios