Cómo nos afecta la automatización

¿Automatización? No te olvides de lo que te llena

Día tras día, las personas llevamos a cabo rutinas o hábitos que repetimos de forma frecuente y sin pensar. Los seres humanos vivimos inmersos en un mundo lleno de rutinas y hábitos que, a menudo, nos atrapan de tal forma, que nos llevan a actuar sin pensar. En definitiva, estamos sometidos a la automatización, un proceso que lleva a cabo nuestro cerebro y que nos lleva a actuar por inercia. Todo esto nos impide vivir en el aquí y ahora, nos va quitando las ganas y al final perdemos esa sensación de disfrutar cada momento.

El peligro de hacer las cosas por inercia y sin pensar

Sin embargo, lejos de ayudarnos, la automatización o hacer las cosas por inercia puede entrañar ciertos peligros. Y es que cuando hacemos nuestras tareas o seguimos nuestro día a día con mucho estrés, nuestro cuerpo se pierde las sensaciones que nos proporciona el disfrutar de las pequeñas cosas, de lo que hacemos en general. Todo esto nos aleja de nuestra felicidad, porque pasamos a hacer las cosas simplemente por hacerlas y por completar procesos en nuestra lista de quehaceres.

La inercia nos lleva a caminar porque tenemos que movernos, o a acudir al trabajo, simplemente, porque hemos adquirido ese compromiso con la empresa, o también a comer, porque el cuerpo nos exige esa necesidad básica para poder vivir. De esta forma, por lo general, cuando las personas por un motivo u otro hacemos las cosas de manera automática o actuamos por inercia corremos el riesgo de perder nuestras ganas de vivir, la ilusión. En algunos casos por inercia la melancolía se apodera de nuestro estado emocional.

Y es que, la automatización nos lleva a vivir una vida plana, en la que todos los días parecen iguales, sin emociones y sin motivaciones ni objetivos que nos impulsen a desear tener una existencia mejor.

Cómo poner fin a esa automatización sin salir perjudicado

Según los expertos, las personas que sumen su vida en la automatización lo hacen por dos razones. Por un lado, porque esas personas se han acostumbrado a ver todo lo que hacen como una obligación o un compromiso. O también porque esas personas tienen una depresión o un problema emocional y la vida les ha generado un inmenso vacío del que no saben escapar.

Para poner fin a la automatización y empezar así a darle un sentido diferente a nuestra vida, podemos poner en práctica varias estrategias que nos ayudarán a hacer un 'stop' y a salir de todas esas rutinas y hábitos automatizados que dirigen nuestra vida:

1. Haz un parón de vez en cuando

Todos tenemos obligaciones para con nuestro trabajo o con nuestra familia, sin embargo, si quieres poner fin a la automatización sin salir perjudicado, la mejor opción es que optes por hacer un parón de vez en cuando, pasar tiempo de calidad, con tus seres queridos es una opción perfecta. Apostemos evitar ver la vida como una autopista a la que circulamos a toda velocidad. A partir de ahora, empecemos a ver nuestra vida como un camino enmarcado en plena naturaleza, por el que caminaremos despacio para no perdernos nada.

2. Pide ayuda a tus seres queridos

Salir de la automatización es posible, pero en ocasiones requiere que nos apoyemos en las personas que más nos quieren para conseguirlo. Las personas de nuestra confianza tienen la oportunidad de ayudarnos a salir de la rutina animándonos a introducir algunos cambios en nuestra vida diaria. También pueden enseñarnos a vivir la vida con entusiasmo, con amor y a ponerle pasión a todas las cosas que haces.

3. Hazte preguntas a diario

Para escapar de la automatización es conveniente que te analices, que nos hagamos preguntas a diario. Nos ayudará hacernos preguntas del estilo: ¿Cómo me siento hoy?, ¿Soy feliz con lo que hago?, Si muriera hoy mismo ¿me iría de este mundo haciendo las cosas que más me llenan y me gustan? o también, ¿he cambiado algo en mi vida con respecto a lo que hacía el año pasado?

Fuentes consultadas:

  • Seligman, M. E. (2017). La auténtica felicidad. B DE BOOKS.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios