Cómo aplicar el método Kaizen

Kaizen: el método japones que quiere ayudarte a aumentar tu productividad

Vivimos en un mundo en el que cada vez se nos exige ser más productivos o directamente somos nosotros los que en busca de unos objetivos y metas por cumplir queremos aumentar nuestra productividad y nos exigimos más. Destacar significa triunfar, y solo el trabajo duro nos da lugar a ese éxito que tanto anhelamos. Ya seamos trabajadores por cuenta ajena o tengamos nuestra propia empresa, solo hay una forma de conseguir ser los mejores, y es trabajar. Lo que pasa es que a veces no trabajamos de la manera adecuada. Por suerte, contamos con algunas herramientas que nos ayudan a ser más productivos y una de ellas es el método Kaizen de la que vamos a hablar en las siguientes líneas. ¡Toma nota!

Antes que nada, detrás de ese deseo de ser más productivos nos encontramos con una consecuencia que se paga cara, y es que, pasarse horas y horas despierto no es la mejor manera de rendir lo máximo. Estamos tan preocupados por producir que se nos olvida cuál es nuestra motivación o el motivo por el que hacemos algo. Vendemos nuestra vida al trabajo y no encontramos momentos para nosotros mismos, para recargar nuestras pilas. De esta forma nos estamos sobrecargando, estamos cansándonos sin sentido alguno.

Lo que la filosofía Kaizen nos propone es pararnos a pensar qué queremos y cómo lo que queremos. Por tanto para ser más productivos, el significado del método Kaizen pasa por saber hacia dónde hay que ir.

¿Dónde nace el método Kaizen?

Para conocer los orígenes del método Kaizen nos tenemos que remontar hasta la II Guerra Mundial. No hace falta haber vivido tan situación para conocer la devastadora situación en la que quedó Japón al finalizar tal conflicto. En una época de recuperación, solo había una oportunidad de aplicar un método que tuviera éxito y que permitiera a una nación volver a levantarse. Fue entonces cuando nació el método Kaizen.


Durante la posguerra los japoneses fueron perfeccionando esta técnica, de modo que han llegado a convertirse en la potencia mundial que soy hoy en día. Se trata de un técnica que puede servir para los negocios o para la recuperación económica de un país, como es el caso de Japón en aquellos tiempos. Sin embargo, Kaizen también puede sernos útil para alcanzar nuestras metas personales y por tanto ayudarnos en nuestro desarrollo personal para darnos las herramientas que necesitamos en todas las cuestiones relacionadas con nuestra continua evolución, empezando por crear nuevos hábitos.

¿En qué consiste el método Kaizen?

Dicho esto, solo falta saber qué tenemos que hacer para aplicar este método japonés de productividad que tanto éxito ha tenido en muchas ocasiones. La premisa es bastante sencilla, y se basa en ponernos pequeñas metas. Por ejemplo, si queremos perder 5 kilos, en lugar de mirar los 5 kilos, tendremos que centrarnos en el primero. De este modo, no solo conseguiremos motivarnos más, sino que además, podremos estudiar cada detalle para ver cómo conseguirlo mejor.

De este modo, Kaizen se basa en la mejora y la reducción de errores. Y para aprender de nuestros errores, Cada vez que veamos que hacemos algo mal, deberemos cambiarlo, de modo que en cada paso, en cada kilo, nuestro trabajo sea mejor y más productivo. En general, se trata de hacer todo lo contrario que hacemos ahora. De ir tratando las cosas con calma, sin prisa y viendo donde fallamos para hacerlo mejor la próxima vez.

Estamos acostumbrados a hacerlo todo corriendo, a llegar como sea y a cargar con más peso del que podemos echarnos a las espaldas. No es casualidad que nuestra espalda se resienta, nuestros pilares se caigan y el estrés sea un compañero inseparable y nada agradable en nuestras vidas. Sin embargo, pararse un minuto a reflexionar con el método Kaizen, puede ayudarnos a tomar conciencia y a hacer que ganemos mucho tiempo.

Con pequeños gestos el método Kaizen te ayudará a ser más productivo y sobre todo a evitar los típicos momentos en el que nos sentimos bloqueados, no surgen nuevas ideas y la pereza nos invade.

Share this post

Comentarios

comentarios