Cómo ser humilde de corazón

3 cosas que debes hacer para ser una persona más humilde

Todos hemos tenido miedo alguna vez a que nos hagan daño. De hecho, mostrar nuestro lado más frágil y nuestras debilidades hay quien lo puede considerar como un error, por eso nos protegemos con la coraza del orgullo. Por eso, ser humilde es una virtud que hoy en día escasea, y de la que deberíamos aprender mucho más.

Y es que, a pesar de que te pueda parecer que deshacerte del orgullo solo te traerá cosas malas, la verdad es que empezar a vivir la humildad puede traer un sinfín de beneficios para el desarrollo personal de cada uno. Por ejemplo, te posibilitará aprender de los demás, y en consecuencia a aprender más cosas de la vida, ya que no te creerás de vuelta de nada. Por otra parte, también te posibilitará la relación con los demás, ya que, al ser humilde dejarás de lado la arrogancia o la envidia.

Cómo ser una persona humilde y sencilla

Si eres más humilde también sabrás el momento en el que debes emprender un camino en tu vida o cuando pararlo si es el equivocado, de modo que tendrás más posibilidades de éxito. Si quieres saber cómo ser más humilde para vivir una vida más plena, te aconsejamos que descubras los siguientes consejos que te ayudarán a ser más humilde y sencillo, ¡toma nota!

1. Aprende a reconocer tus errores

En nuestra condición de humanos cometemos errores y nos equivocamos a menudo. Hay muchas cosas que se nos dan bien pero otras tantas en las que no somos tan diestros. Por eso, si estás leyendo esto y estás pensando que a ti todo se te da bien, puedes empezar a pensar que ser más humilde te puede venir bien. Saber que cometemos errores y que no pasa nada, es el primer paso para ser más humilde con toda certeza. Muchas personas no admiten equivocarse, porque se culpan demasiado. Suelen ser personas muy exigentes, para las que errar les produce tal ansiedad que necesitan esconderlo. Sin embargo, debemos empezar a admitir nuestros errores y a aprender de ellos, algo que nos hará ser más humildes de corazón y nos permitirá vivir con más calma.

2. Confía en los demás

No queremos decir que te vuelvas una persona confiada a la que todo el mundo le toma el pelo, pero tampoco es bueno ser alguien que no confía en ninguna persona, pues eso solo le llevará a la soledad. Es cierto que las relaciones nos hacen daño en ocasiones, y ya que todo el mundo se puede equivocar, todo el mundo puede jugarnos una mala pasada. Sin embargo, si no confiamos en nadie nunca experimentaremos el amor que se vive en una relación, y no estaremos dándonos todas las oportunidades necesarias para ser feliz.

A veces ser más valiente y arriesgarse es una máxima fundamental en la vida. No importa mostrarse tal y como eres, siempre que estés contento contigo mismo. Y es que, si alguien te hace daño, el problema es más suyo que tuyo. Así que ya lo sabes una forma de ser más humilde es confiar en los demás.

3. Aprende de las personas humildes

Una de las cosas más sencillas de poder convertirte en alguien más humilde es aprender de personas que posean esta virtud. Seguramente, si echas un vistazo a tu círculo más cercano, reconocerás ese tipo de personalidad: los que consiguen vivir la vida de una forma que no solo les hace más feliz a ellos, sino que también aportan algo importante a los demás. Fíjate en estos ejemplos y en cómo se toman la vida, aprende de las personas humildes y de sus valores porque así tú también lo serás.

Además, el hecho de querer aprender de otras personas te permitirá dar un primer paso hacia la humildad, reconociendo que hay formas de vida en las que necesitas mejorar. Querer ser humilde te hará más sabio, aprenderás y experimentarás cosas nuevas y conseguirás acercarte más a los demás.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios