cómo dejar de estar enfadado con uno mimos

¿Te has enfadado contigo mismo? Descubre cómo perdonarte

Durante nuestra vida es fácil que nos enfademos con nosotros mismos. Seguro que te ha pasado más de una vez, es algo que si se trata de un enfado puntual nos ayudará a reflexionar sobre nuestras acciones y decisiones y sus consecuencias, convirtiéndose en algo positivo que acabará mejorando tu autoestima. El problema llega cuando se convierte en algo patológico, te bloqueas desde un punto de vista emocional y no sabes como dejar de estar enfadado contigo mismo, lo que también tiene efectos pésimos sobre tu autoestima.

Conviene resaltar que el hecho de que una persona esté enfadada consigo misma supone una lucha con su ser interior constante y agotadora. Esa persona que es incapaz de perdonarse vivirá de espaldas a sí misma, y será imposible que surja la felicidad interior, indispensable para disfrutar de la vida. El mundo que nos rodea, que nos empuja hacia una perfección utópica e inalcanzable es otro de los factores que pueden desencadenar ese enfado con nosotros mismos, del que no es fácil desenfadarse.

Cómo dejar de estar enfadado contigo mismo

Lo primero que tendrás que hacer para desenfadarte contigo mismo es ampliar tus horizontes, dejar atrás esa resignación que te persigue y descubrir lo bueno y lo malo que hay en ti y en tu cuerpo. Al fin y al cabo, esas carencias o esas malas acciones por las que te has enfadado contigo mismo son cosa tuya, igual que todos los placeres y alegrías que te llevas en el día a día. Amplía tu mirada a lo bueno, nada de quedarse solo en lo malo. De esta forma reforzarás tu autoconfianza.

qué cosas terminan con nuestra felicidad

Dejan Dundjerski || Shutterstock


En esta ampliación de horizontes descubrirás tus carencias, que no tienen por qué ser algo malo. De todo se aprende, y esta situación puede ser la ideal para acercarnos a nuestras dudas y conflictos internos y diseñar la estrategia ideal para superarlas. Hemos repetido en incontables ocasiones lo importante que es aprender de nuestros errores, y si eres capaz de sacar nuevas lecciones de lo que ha provocado ese enfado estarás más cerca de desenfadarte.

También es importante dejar de pensar tanto en uno mismo y pensar más en el conjunto de nuestra sociedad, en especial de los que te rodean. El individualismo es un problema que te hará enfadarte aún más contigo mismo, solo pensarás en ese “yo” que, además, será un pensamiento vacío debido a ese enfado. La solución pasa por superar las barreras que nos separan del resto del mundo, reforzar nuestra autoestima y autoconcienciarnos de nuestra importancia para quienes nos rodean.

Dejar atrás el individualismo no quiere decir que no podamos impulsar la autoaceptación, uno de los pasos imprescindibles para superar ese enfado con nosotros mismos. La autoaceptación pasa por las asunción de nuestras virtudes y defectos. Hay que aprender a ser autocríticos con nosotros, con nuestras acciones y declaraciones teniendo claro que los mismos problemas que podemos tener con otras personas los podemos tener con nosotros mismos. El arrepentimiento o los remordimientos en nuestra consciencia dan fe de ello, y si asumimos esto nos costará menos perdonarnos.

aprender a dejar de estar enfadado con uno mismo

Dean Drobot || Shutterstock

Por último hay que hablar de la importancia que tiene aprender a perdonarse, algo que no todo el mundo es capaz de hacer. Reconocer nuestros errores es uno de los gestos de humanidad más claros que podemos tener, implica que tenemos claro que no somos perfectos y nos podemos equivocar. Y si fallar es humano, ¿por qué vas a estar enfadado contigo mismo? No puedes martirizarte eternamente por las acciones pasadas, basta con aprender de ellas y tomar las medidas necesarias para que no se repitan; pero de ahí a un enfado perenne hay un mundo. Cuando te perdones, volverás a ser libre.

Pau Sisternas

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo y comunicación por la Universitat de València. Postgrado en formación del profesorado de Español como Lengua Extranjera. Periodista, blogger, community manager, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. De Valencia, intento vivir de lo que más me gusta escribiendo en blogs. Aficionado a cualquier deporte, adicto a las series, creo que las películas se disfrutan más con palomitas. Aunque suene a tópico, a mi también me gusta leer, viajar y la buena comida.

Comentarios

comentarios