Qué es lo más importante de la identidad personal

Lo que puedes hacer para construir tu identidad

La identidad personal es la individualidad que nos hace ser diferentes de los demás. Pero ¿sabías que se trata de un proceso dinámico que se desarrolla a lo largo de toda nuestra vida? Te contamos lo que puedes hacer para construir tu propia identidad, para ganar mayor seguridad en ti y en tu ser.

¿Cómo se construye la identidad personal?

Las personas somos seres sociales por naturaleza. Sin embargo, este carácter social se consigue a través de un proceso que emana de la misma sociedad en la que vivimos a la largo de toda nuestra vida. Como seres naturales que somos, las personas llevamos a cabo dos tipos de desarrollo desde que nacemos, por un lado, el desarrollo físico y corporal, y por otro lado, el desarrollo emocional, a través del cual ponemos en marcha distintas capacidades humanas como pensar, sentir, la atención, la memoria o la percepción, entre otras muchas.

La identidad es la individualidad que nos permite diferenciarnos del resto de seres humanos, sin embargo, este es un proceso dinámico que se va desarrollando poco a poco a lo largo de toda nuestra vida. La identidad personal tiene una función esencial, y no es otra que la de darle sentido a nuestra vida, ya que a través de nuestra identidad experimentamos nuestro desarrollo personal, pues adquirimos la sensación de ser y de existir.

La familia, la base para construir tu identidad

Durante la infancia, los seres humanos desarrollamos nuestra propia identidad a través del sentimiento de pertenencia en nuestro núcleo más cercano, por ejemplo la familia, que influye en nuestra autoestima y, a través de ella, vamos poniendo las primeras piedras para la construcción de nuestra identidad personal.

A través de la familia, obtenemos información muy valiosa para construir nuestra propia identidad, por ejemplo, información sobre los valores que fundan a la familia, o información sobre las capacidades de los miembros de la familia, así como información sobre cómo es el trato entre los miembros de la familia, y también cómo es la relación entre la familia y el mundo que le rodea. Este proceso de construcción de la identidad en el seno de la familia se lleva a cabo a través de varios mecanismos, fundamentalmente, a través de la imitación, la identificación y la introyección:

  • La introyección es una de las claves para construir nuestra identidad personal ya que se trata de un medio para complacer a las personas que están en nuestro entorno, pero también desempeña en nuestra vida una función de adaptación para ser aceptados por la sociedad.
  • Sin embargo, para construir tu propia identidad personal, no debes permitir que la introyección guíe tu vida porque, de lo contrario, corres el riesgo de perder tu identidad y tu forma original de ser.


Al igual que las emociones tienen su rol adaptativo, la introyección tiene, por lo tanto, una función de adaptación al mundo en el que vivimos, teniendo en cuenta siempre a las demás personas de nuestro entorno y también permitiéndonos poder incorporar ideas y creencias a nuestra forma de pensar.

Pero, además de la introyección, los seres humanos también nos valemos de otra herramienta muy valiosa para construir nuestra propia identidad: el proceso de individuación. Este proceso se completa durante la etapa de la adolescencia, cuando nos rodeamos de otras personas que marcan nuestra identidad. En la adolescencia, y a través de los grupos sociales, realizamos nuevas identificaciones (diferentes a las de la infancia) que nos ayudan a comparar idearios, valores y estilos de comunicación.

A partir de aquí, los problemas identidad que puede sufrir una persona adulta suelen surgir a partir de alguna dificultad que ha surgido en el proceso de individuación durante la adolescencia, o también debido a algún problema familiar que distorsionó el proceso de construcción de identidad.

La construcción de la propia identidad es, por lo tanto, un proceso de suma importancia en nuestra vida ya que incide en la forma en la que se desarrollará nuestra personalidad, ya que muchos de los trastornos de personalidad que podemos padecer, están directamente relacionadas con los trastornos que se hayan podido sufrir durante el proceso de construcción de identidad.

Fuentes consultadas:

  • Revilla, J. C. (2003). "Los anclajes de la identidad personal. Athenea Digital". Revista de pensamiento e investigación social, 4. Págs. 54-67.

Share this post

Comentarios

comentarios