Despertar la inspiración

Así puedes cultivar tu inspiración con estos hábitos

La inspiración es un término complejo que no resulta fácil de explicar. A menudo la confundimos con la motivación, esa fuerza para realizar acciones que nos den alguna recompensa, sin embargo inspiración y motivación no son lo mismo, pues cuando hablamos de inspiración, hablamos de un estado más avanzado. Cuando estamos inspirados nos sentimos en paz, estamos cómodos con el mundo que nos rodea y nos sentimos conectados con él. Pero, ¿qué sucede cuando andamos escasos de inspiración? Pues bien, se considera que la inspiración es algo que se puede cultivar  y trabajar en tanto que forma parte de un proceso intelectual.

Cuando estamos inspirados somos capaces de aceptar las cosas tal y como vienen, somos capaces de entender el mundo y lo que es mejor, de entendernos a nosotros mismos. En este devenir se encuentra el momento perfecto para desarrollar la inspiración, para despertar nuestra creatividad y estimular nuestras capacidades cognitivas.

¿Qué puedes hacer para cultivar tu inspiración?

Ya hemos visto que la inspiración nos proporciona esa calma que todos necesitamos, pero también sabemos que no es fácil de conseguir. Por eso, hoy te vamos a dar algunos consejos para cultivar la inspiración con unos hábitos. Y es que, el introducir actividades en tu vida que te beneficien, será algo que atraiga fuertemente a tu inspiración.

La meditación

La práctica de la meditación despierta un estado de paz y relajación que es muy bueno para estimular nuestros procesos de creación, permitiéndonos conocernos mejor. Esto se traduce en un aumento de la inspiración y de la creatividad que nos ayuda a encontrar nuestro talento y a descubrir nuevos mundos.

No hace falta que te vistas de naranja ni te rapes el pelo, pero tomarse unos minutos al día para meditar, puede cambiar enormemente tu realidad. Hoy en día, dispones de muchas meditaciones guiadas que puedes encontrar online y con los que introducirte en este mundo. Y es que, está comprobado científicamente que meditar cambia el funcionamiento del cerebro, de modo que nos ayuda a nuestros procesos de creación, donde entra también la inspiración.

La lectura

Las obras de ficción, las novelas y las obras literarias en general, pueden ayudarnos a despertar nuestra inspiración. Al leer, nos escapamos de nuestro mundo y observamos nuevos puntos de vista. Historias imposibles y no tan imposibles, con ese halo de realidad, con esa forma de inspirarnos para conseguir lo que realmente somos capaces de hacer. La lectura llama a la inspiración en nuestras vidas, abre nuestra mente y también, nuestro corazón.

Las ideas

La inspiración puede llegar cuando no la esperas, a veces las ideas llegan cuando estás conduciendo, cuando vas en el tren o cuando estás acostado en la cama. Te recomendamos que siempre lleves contigo una libreta, anota tus ideas en ella y luego plásmalas en una herramienta para crear un brainstorming, de forma que puedas organizarlas, priorizarlas y lo más importante de todo ¡no olvidarlas!

El poder de la sonrisa

No hay nada mejor que la alegría para atraer las buenas ideas. Cuando estamos contentos nos sentimos capaces de más cosas, el optimismo nos ampara y podemos encontrar la forma de solucionar cualquier problema. La inspiración también es más fácil de encontrar cuando nos encontramos alegres, y es que la sonrisa tiene un gran poder y es un gesto perfecto para que la inspiración aparezca en nuestras vidas. Mira series cómicas, pasa un buen rato con los amigos u ojea alguna revista de humor, verás como recuperas más rápido tu inspiración.

El descanso

A veces, tenemos tanto que hacer y tan pocas horas al día, que pensamos que rendiremos mejor si acortamos nuestro tiempo de descansar. Creemos que la inspiración nos tiene que pillar despiertos, y cada vez dormimos menos horas, hacemos menos descansos y nos esforzamos más. Sin embargo, todo esto no servirá de nada si no dejamos a nuestra mente descansar debidamente. Y esto significa, respetar nuestras horas de sueño, pero también, saber hacer cortes entre tareas. De este modo, sacar tiempo para nosotros en la vorágine del día a día se convierte en nuestro mejor aliado.

Camina

Según dicen, caminar está plenamente ligado a potenciar la creatividad, lo que está estrechamente unido a la inspiración. Por eso, si tienes un rato, no dudes en calzarte tus zapatillas y salir a caminar, de modo que puedas encontrar la inspiración a la vuelta de la esquina. Y es que, la inspiración cuando se pierde, hay que salir a buscarla. Recuerda que, del mismo modo que el deporte abre nuestros pulmones, también abre nuestra mente.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios