Cómo practicar la autorreflexión

2 consejos para llevar a cabo tu proceso de autorreflexión

Los expertos de desarrollo personal lo llaman "el arte olvidado" y es que, la autorreflexión es, hoy en día, algo que muy pocos de nosotros hacemos. El proceso de autorreflexión tiene como objetivo dedicarnos más tiempo a nosotros mismos para saber qué nos define, de qué estamos formados, qué nos hace felices y qué nos aleja de la felicidad. Por ello, la autorreflexción es una oportunidad para sanar nuestros pensamientos, que en muchos casos no somos conscientes de cuánto nos pueden llegar a afectar o el grado en el que queremos que estos nos definan.

La autorreflexión consigue que pongamos en tela de juicio nuestras creencias y lo que conocemos, que las cuestiones aborden otra perspectiva, es decir, una introspección.

¿Por qué es importante la autorreflexión?

Es importante tener en cuenta que autorreflexión y autonocimiento son dos procesos similares pero independientes. Si bien la autorrelexión también propone una mirada interior, se caracteriza por ser conscientes de que nosotros somos los que dirigimos nuestra vida y no otros. Somos nosotros los que decidimos a dónde queremos llegar y cómo.

La autorreflexión está relacionada en cierto modo con el bienestar emocional, esto quiere decir que mediante este proceso seremos nosotros quienes controlemos cómo es nuestro equilibrio emocional, por ello, hablar de autorreflexión es hablar de crecimiento, de proceso de aprendizaje. Es como una oportunidad que tenemos para reconocer nuestras emociones, positivas y negativas, entendiendo cuál es el peso que cada una de ellas tienen en nuestro día a día. Y esto en cierto modo lo que nos proporciona es una oportunidad para gestionar nuestras emociones y ser más activos en relación a las creencias que tenemos instauradas en nuestra vida.

Además, la autorreflexión es un paso indispensable para lograr la inteligencia emocional. La inteligencia emocional es aquello que nos lleva allá donde exactamente queremos ir. Nos ayuda a conocernos, a forjar una sana autoestima y a tomar decisiones que deseamos. Pero además, gracias a ella, conseguimos aceptar las cosas que nos pasan, aprender de nuestros errores y mirar hacia una vida de bienestar.

¿Cómo puede ser el proceso de autorreflexión?

Llevar a cabo nuestro proceso de autorreflexión no es algo que suceda de la noche a la mañana, sino que lleva su tiempo, como todo. De hecho, no hay una forma correcta o incorrecta de hacerlo, simplemente se trata de aprender a conocernos y calar en lo más hondo de nuestras emociones. Es importante que encontremos algún rato con nosotros mismos para cuestionar las cosas que nos pasan, para conseguir una buena autorreflexión. A continuación descubrirmos qué podemos hacer para practicar la autorreflexión y deternernos en todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Practicando mindfulness te acercarás a tu interior

Una de las mejores formas de acercarnos a nosotros mismos, de aceptar las cosas que nos pasan y de vivir en el presente es practicar la meditación. Gracias a la técnica del minfulness recordaremos que somos seres principalmente emocionales. Así, entraremos en contacto con aquellas emociones intensas que hemos ido viviendo. Haremos un recorrido en las mismas y en los efectos que estas han tenido en nosotros. Entonces pensaremos, reflexionaremos sobre nuestra actitud y sobre aquello en lo que podríamos mejorar, siempre centrándonos en nosotros mismos. Por ello, con los ejercicios de mindfulness lo que hacemos es abrir nuestra mente, sanarla de las heridas emocionales y ser conscientes de las consecuencias que puede tener lo que hacemos, tanto para nosotros, como para los demás.

Ejercicio de conciencia emocional

Desde los Servicios del Gobierno de Aragón Se ha definido lo importante que es llevar a cabo un ejercicio de conciencia emocional para favorecer la autorrreflexión. A continuación observaremos algunas cuestiones que pueden ayudarnos a conseguirlo.

¿Has reprimido tus emociones últimamente? ¿Eres capaz de detectar las emociones positivas que has vivido? ¿Eres capaz de detectar las emociones negativas que has vivido? ¿Cuánto tiempo dura en ti un estado emocional intenso? ¿Acompaña algún tipo de dolencia ese malestar emocional? ¿Has tenido pensamientos negativos?

Pues bien, algo tan sencillo como responder estas cuestiones puede ayudarte mucho más de lo que imaginas a comprender qué sientes en cada circunstancia de tu día a día, cómo nos tomamos las cosas, cómo podemos gestionar lo que nos afecta, si estamos orgullosos de ello, o hay algo que queramos cambiar. Porque la vida, es un constante aprendizaje.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios