Aprender a sacar tu coraje

Los 4 consejos que buscabas para recuperar tu coraje y tener más valor

Por muy constantes que seamos, por mucho empeño que le pongamos a algo, hay veces que las cosas no salen como esperamos, y esto puede hacer que tiremos la toalla. Las frustraciones que padecemos nos llevan a resignarnos y a decepcionarnos, y lo que es peor, nos quitan el coraje y las ganas de ponerle valor a las cosas. Aunque es algo humano, no podemos dejarnos llevar por las adversidades, tebemos que ser fuertes y saber sobreponernos ante cada golpe o ante cada reto que la vida nos plantea, porque la vida es cuestión de actitud, de ser la mejor versión de nosotros mismos.

No obstante, por buenos propósitos que sean los nuestros para superarnos, a lo largo del camino nos encontraremos ante situaciones que nos impidan sacar nuestro potencial, situaciones que nos quiten las ganas, pero el coraje y el valor se trabajan a diario, haciéndonos cada día más y más fuertes. Así funciona nuestro desarrollo personal y así funciona la vida, porque siempre estamos creciendo.

Qué hábitos nos ayudan a tener coraje y a ser determinantes

Todos nos hemos preguntando en alguna ocasión de dónde sacar las ganas o qué hacer para recuperar el coraje, qué hacer para ser más valerosos, pero lo cierto es que nosotros decidimos lo que hacemos y somos nosotros los que tomamos control. A continuación vamos a descubrir qué podemos hacer en nuestro día a día para ser más fuertes, para tener más coraje, para seguir sumando y aprendiendo.

1. Comencemos por investigar, por descubrir

Uno de los principales problemas que tenemos a la hora de enfrentarnos a un miedo es el no saber qué va a pasar. Reducir la incertidumbre que tenemos en nuestras vidas hacia ciertos aspectos es fundamental para recuperar ese coraje que nos hace falta. Si no saber que te depara el futuro te llena de temores, lo mejor será que comiences a trabajar este aspecto. Cada situación es diferente, cada circunstancia está llena de matices que podemos conocer si nos informamos a fondo. Huimos de las cosas que desconocemos, pero ¿qué pasa si conocemos más acerca de ellas? Seguramente nos darán menos miedo y más valor para hacerlas frente.

2. Pensar en lo que ganamos

En la voda todo pasa por algo y cuando emprendemos un cambio en nuestro camino solemos preguntamos si perderemos lo que ya tenemos. Ante esa tesitura si apostamos por los pensamientos positivos, será mejor. No todo está perdido, y todo pasa por algo. Quizá pensar en lo que ganamos nos ayudará a tener más coraje, y a enfrentarnos a lo que venga, sin rendirnos, sin dejarnos caer.

A fin de cuentas si perdemos algo deseado por el camino, puede que de no fuera tan necesario en nuestra vida, y al final lo que cuenta es mantener lo que nos hace felices. Y es que, tener coraje implica ir a por aquello que se desea, saber dejar ir por mucho que duela. ¿Quién sabe si aquello que perdemos y queremos vuelve luego a nuestra vida?

3. ¿Conformarse? Reflexionar para obtener respuesta

Se habla mucho sobre si vale la pena conformase con lo que uno tiene o no. Esa respuesta solo la tendrás tú, si en primer lugar, reflexionas. Por ello, dedicarse tiempo a uno mismo, unos minutos al día de reflexión te ayudarán a sacar hacia dónde quieres llegar. Como bien se dice, que nuestros sueños sean más grandes que nuestros miedos, todos merecemos alcanzar nuestros objetivos y nuestros mejores deseos, pero en muchas ocasiones somos nosotros las únicas personas que decidimos qué podemos hacer y qué no, somos nosotros los que fijamos nuestros límites.

Por ello, tener coraje también implica superar ese miedo al cambio, ser conscientes de que si nos lo proponemos, lo podemos conseguir, esto es armarse de valor, aceptarse como uno es e intentar perseguir lo que se desea. Unos minutos de reflexión nos permitirán salir de la zona de confort y hacer lo que verdaderamente nos gusta, por sencillo que sea.

4. ¿De verdad existe momento perfecto?

Todos y cada uno de nosotros se ha dicho a sí mismo que ahora no es el momento. ¿Y si no es ahora, cuándo? Muchas veces dejamos algo para más adelante y ahí es cuando perdemos el coraje, así esta pregunta te ha hecho replantearte las cosas, quizá sea ahora el momento de sacar el valor y dejar atrás las cadenas de dudas que a día de hoy te paralizan.

Ponernos excusas es algo que hacemos de modo automático, y encontrar un momento inadecuado para atreverse a cambiar es lo más sencillo del mundo. Dejar atrás las dudas y temores es algo que te llevará a la libertad, no al miedo, por eso, Atrévete a cambiar para recuperar tu coraje, da el paso. Verás como de lo único que te arrepientes es de no haberlo hecho antes ;).

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios