Cómo dejar de criticar y juzgar

El terrible error de juzgar a los demás sin conocerles

A nadie le gusta ser juzgado, y sin embargo todos juzgamos a quienes conocemos e incluso hasta los que no conocemos. Se trata de algo innato en nosotros, un mecanismo de defensa o una herramienta que nos permite hacernos una idea acerca de a que nos enfrentamos. El caso es que, juzgar a los demás puede traer consecuencias negativas, no para los demás, sino que esto denota una falsa autoestima que es muy nociva para nuestro bienestar.

Si eres de los que piensas que no juzgas a los demás sin conocerles te equivocas, ya que lo cierto es que todo ser humano lo hace. La explicación tiene un nombre, se llaman heurísticos y son atajos mentales que nos ayudan a procesar la información de una forma mucho más rápida. De este modo, podemos asimilar conceptos y actuar de modo tan rápido como lo necesitemos. Así que, si quieres evitar el error de juzgar a los demás, empieza por ser consciente de que lo haces. Porque todos tenemos inseguridades que vencer, así que sigue leyendo y toma nota de lo que puedes hacer para mejorar este aspecto, para que el respeto sea lo que impere en nuestra sociedad.

El origen del problema

Pararnos a pensar en las situaciones de los demás es algo que muy pocas veces hacemos. Aquí nos encontramos con la justificación de los juicios que hacemos de los demás e incluso puede que lo hagamos con nuestros seres queridos, nuestros amigos o familiares, pero seguramente no nos paramos a pensar en lo que puede estar viviendo una persona que no conocemos. Y esto es un problema que reside fundamentalmente en nuestro ego y es conveniente trabajarlo.

Evidencias de la fobia social

Necesitamos vernos superiores a los demás, nos comparamos y buscamos la peor opción para el otro y la mejor para nosotros mismos. Se trata de darnos una palmadita en la espalda, de pensar que nosotros no haríamos tal cosa, y ni siquiera conocemos la circunstancia de la otra persona. Así, juzgamos a la gente sin tener ni idea de lo que está viviendo, para sentirnos mejor con nosotros mismos.

La próxima vez que vayas a recriminar a una persona por su comportamiento, piensa en todas las posibilidades que hay para que actúe así. Seguramente encontrarás un abanico de posibles razones que consideraríamos válidas e incluso que entenderíamos. Todos tenemos miedo a ser juzgado por los demás, por eso, aquí tenemos una buena razón para no juzgar a nadie: piensa en cuántas veces has deseado que alguien entendiera un comportamiento tuyo por tus circunstancias y no saques conclusiones tan rápido.

No se trata de ser unos monstruos ni malas personas por juzgar, de hecho, como hemos dicho antes, todos lo hacemos. Pero si aprendemos a ser conscientes de nuestro error, también podemos corregirlo más fácilmente.

Motivos para dejar de juzgar a los demás

El hecho de juzgar a los demás sin tener en cuenta las circunstancias puede tener consecuencias negativas y nada agradables. Por una parte, puedes hacer mucho daño a los demás, y por otra, también puedes hacerte daño a ti mismo. Si quieres conocer las razones para dejar de juzgar a los demás sin saber, hoy te contamos algunas de ellas.

1. Mira hacia adentro, te conocerás

El autoconocimiento es un valor de lo más valioso, y sin embargo, muchos de nosotros lo abandonamos. Juzgar a los demás es algo que nos mantiene alejados de nosotros mismos. Pensamos en lo mal que lo hacen lo demás para no pensar en lo que estamos haciendo nosotros. Así que, vale la pena que antes de hablar de los demás, nos paremos a pensar en nosotros mismos, en lo que hacemos. Hará que nos conozcamos mejor y que podamos remendar nuestros errores.

2. Siéntete bien

Cuando entendemos a las personas nos sentimos mejor con nosotros mismos. Conocer las circunstancias de los demás y tener más empatía nos ayudará a tener mejores relaciones y a poder estar orgullosos de lo que somos y también de lo que pensamos. Por eso, evitar juzgar y preocuparte por conocer, te ayudará a sentirte bien contigo mismo.

3. Abre tu mente

El conocer otras características y mostrarte curioso ante las circunstancias de otras personas, te dará el poder de entender el mundo de diferentes formas, es decir, de abrir más tu mente y ver que lo bonito se encuentra en la diversidad.

Si pones en práctica estos trucos para dejar de juzgar a los demás, podrás conectar más con la gente y te encontrarás mejor contigo.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios