Reflexiones de la vida

Estas son las 4 verdades de la vida que todos los días puedes recordar

Con el ritmo tan rápido con el que vivimos hoy en día, resulta bastante fácil que, con frecuencia, olvidemos las grandes verdades que tiene nuestra vida, reflexiones de ayer y de hoy, pero que marcan por completo nuestra existencia. Nos preocupamos por lo urgente y nos olvidamos de lo que es importante de verdad, por eso, vale la pena pararse a pensar un momento y recordar qué es lo que realmente importa en la vida y cuáles las verdades de nuestra existencia, a las que podemos acudir y que nos pueden servir de guía para nuestro desarrollo personal en todo momento.

¿Por qué son tan impotantes esas verdades de la vida? ¿Cuáles son?

Por verdades de la vida entendemos aquel conjunto de reflexiones que nos recuerdan qué es lo más importante para ser felices, para ser conscientes de la realidad en la que nos encontramos y esos pequeños matices que de alguna manera nos ponen los pies sobre el suelo.

A continuación descubrirmos 4 de verdades y reflexiones sobre la vida sobre las cuáles podemos pensar en nuestro día a día y que no conviene olvidar.

1. Tu bienestar es tu responsabilidad

¿Cuántas veces nos estamos quejando de lo que nos han hecho los demás? Tendemos a buscar un culpable para nuestros problemas cuando en ocasiones somos nosotros mismos, y lo cierto es que, en la vida a todos nos pasan cosas buenas y malas, pero el superarlas o el aprovecharlas, es solo responsabilidad nuestra. En este sentido, somos nosotros quienes decidimos cómo gestionamos nuestras emociones y lidiamos con los problemas del día a día. Esto no quiere decir que no haya gente que pueda hacernos mucho daño, por supuesto, pero es nuestro cometido superar las adversidades y seguir nuestro camino, puesto que nadie lo podrá hacer por nosotros.

2. A veces solo nos queda aceptar

A todos nos pasan cosas que no nos gustan en la vida, pero en ocaisones hay cosas que no podemos cambiar de ninguna forma. Desde que el día salga nublado hasta que esa persona que queremos que nos quiera no lo hace como debería. Son cosas que no están a nuestro alcance, y que no nos queda más remedio que aceptar. Tendemos a obsesionarnos con esas cosas que no salen como queremos y no nos damos cuenta que hay muchas alternativas que sí podemos tomar. Pore ello, aceptar las cosas como vienen es algo imprescindible para disfrutar de lo bueno de la vida en lugar de quejarnos, pues si nos quedamos pensando en lo negativo, nos estaremos perdiendo muchas cosas.

3. Para triunfar primero se ha de fracasar

Si bien es cierto que una persona puede tener suerte y conseguir un éxito por azar, la verdad es que los grandes éxitos nunca vienen a la primera. Triunfar es el final de un largo trabajo, que viene repleto de pérdidas, sufrimiento y sobre todo constancia. Por eso, si nos rendimos a la primera de cambio, si tiramos la toalla al primer error que cometamos, seguramente nunca lleguemos a conseguir nada de lo que nos propongamos. No te dejes llevar por los reveses de la vida, y sigue persiguiendo tus objetivos, pues en la esencia del ser humano está fallar, y es precisamente de nuestros fallos, de donde aprendemos, de donde encontramos la sabiduría y la fuerza para seguir adelante.

4. Sin amor propio no hay amor

La autoestima es una parte esencial de nuestras vidas, y es que, sin ella, solo somos seres que vamos dando tumbos esperando que alguien nos quiera. Centrarse en nuestros puntos fuertes será la mejor opción para crear un amor propio adecuado.

Sin amor propio dependeremos de los demás, y más que quererlos los necesitaremos para sentirnos bien. Recuerda que, si te quieres a ti mismo te sentirás mejor contigo mismo, y lo que sientas por las otras personas será algo más sano y más real que simplemente una necesidad.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios