Entrenar la fuerza de voluntad

Aumenta tu fuerza de voluntad con estas estrategias

Con ella casi todo es posible pero, si falta, conseguir las metas que te propongas puede resultar algo más complicado. Dejar de fumar, adelgazar, sacar una oposición, ir al gimnasio a diario o conseguir ¡por fin! dominar el inglés… aumenta tu fuerza de voluntad y ¡ve a por tus objetivos!

Ser persistente a la hora de lograr lo que deseas y tener una constancia a prueba de tentaciones y desánimos es sin duda una suerte. Para muchos es algo innato, pero cada vez son más los psicólogos y expertos que insisten en que la fuerza de voluntad se trabaja. Hay estrategias para aumentar la fuerza de voluntad, para lograr nuestro desarrollo personal y para que podamos alcanzar lo que queremos.

Cómo aumentar tu fuerza de voluntad

Se suele decir que “querer es poder” y en la mayoría de los casos es cierto. Si de verdad estás dispuesta a lograr algo determinado, tu fuerza de voluntad es tu mejor arma.

En primer lugar, para aumentar tu fuerza de voluntad tendrás que hacer un esfuerzo de introspección y de reflexión personal para tener claro tu objetivo y también para ser consciente de las dificultades que te esperan en el camino. Por ejemplo, apuesta por tus sueños y vencerás tus miedos, porque eso te ayudará a superarte.

El segundo paso para aumentar tu fuerza de voluntad con éxito es deshacerte del derrotismo por anticipado. Cambiar en tu interior la idea de “no puedo” por la de “será duro pero voy a poder” es básico en cualquier proyecto que emprendas. Con este buen punto de partida, solo te queda entrenar tu fuerza de voluntad llevando a la práctica algunas estrategias como las siguientes:

1. Visualiza la meta

Uno de los consejos básicos para aumentar la fuerza de voluntad es visualizar la meta. ¿Crees que vas por el camino correcto hacia el éxito? ¿Sí o no? Cuando tu fuerza de voluntad flaquee, mira hacia adelante pensando en que tu esfuerzo tiene sentido y que te espera una buena “recompensa”. Nada puede hacerte sentir mejor que lograr eso que te has propuesto, porque tu felicidad depende de ti, y con esta actitud conseguirás lo que te propongas.

2. Trabaja el autocontrol en detalles cotidianos

Hay que ser realistas y saber que tu fuerza de voluntad no va a intensificarse de manera extraordinaria en cuestión de unos días. Como hemos dicho, se trata de una carrera de fondo y hay que dar el primer paso. Un pastel que no te comes, aunque te apetece más que nada, porque quieres perder peso; leer, aunque sea un capítulo diario de ese libro que estas decidida a terminar o no coger hoy el metro porque son dos paradas y caminar te viene bien… son cosas, en principio, sin mayor importancia pero que requieren la toma de una decisión consciente que tal vez te cueste un poco. Si eres consciente de ello, estás reforzando tu autocontrol y tu fuerza de voluntad.

3. Haz frente a aquello que debilita tu voluntad

Es una estrategia que a muchas personas les ha dado excelentes resultados. Entrenar tu propia resistencia es una manera dura pero efectiva a la hora de luchar porque tu voluntad salga reforzada. Un ejemplo claro es el de alguien que está dejando el nocivo hábito del tabaco. No fumo (aguanto las ganas de un pitillo) aunque un amigo si lo esté haciendo a mi lado.  La prueba no es sencilla de superar, pero si lo consigues, tu fuerza de voluntad y tu autoestima subirán como la espuma.

4. Tensión muscular y equilibrio interior

Algunos estudios, bastante curiosos, apuntan a que nuestro propio cuerpo puede convertirse en el mejor aliado a la hora de hacer que la fuerza de voluntad se imponga y resista casi todo. La idea es que, ante un reto o una “tentación” que quieras esquivar (voy a dormir la siesta en lugar de salir a correr o voy a comerme esa hamburguesa con patatas en vez de una ensalada) pongamos mente y cuerpo a trabajar en apoyo de nuestra fuerza de voluntad. Respirar hondo y expulsar el aire lentamente, tensar nuestra musculatura para concentrar toda nuestra energía en ese propósito que queremos lograr, son dos técnicas, que según muchas personas, funcionan y que, sin duda, habrá que probar cuando nuestra fuerza de voluntad tienda a abandonarnos.

Así es cómo puedes ejercitar y fortalecer tu fuerza de voluntad y recuerda que la mayoría de las respuestas a tus preguntas, se encuentran dentro de ti. Así que sé constante en tus objetivos y conseguirás todo lo que te propongas.

Mariola Báez

Periodista, redactora especializada en temas de salud, psicología, nutrición, belleza y fitness, con más de 10 años de experiencia escribiendo sobre estos y otros temas.

Comentarios

comentarios