Motivos para sonreír

Este es el poder que tiene una sonrisa para curarte

Tienes un mal día, te han dado una mala noticia o puede que hoy estés más cansado que nunca. El mal humor y el estrés han estado presentes durante todo el día, y de repente, algo te hace sonreír y te cambia el ánimo. ¿Te ha pasado? Un gesto tan amable, tan cercano y tan maravilloso como una sonrisa puede hacer que tu día cambie por completo, simplemente con un gesto tan sencillo. Lo mejor es que, la sonrisa no solo da fuerzas al que la recibe, sino que también tiene muchos beneficios para quien la esboza, por eso es tan importante que nunca dejemos de sonreír y lancemos una buena carcajada que nos haga vibrar.

La importancia de sonreír

En los tiempos que corren no es raro que perdamos la sonrisa. Nuestros problemas, el estrés, una discusión con alguien o incluso un accidente pueden hacer que perdamos fácilmente las ganas de sonreír. Sin embargo, debemos recordar que sonreír es la mejor terapia para cuando peor estamos, ya que, enfrentarse al mal tiempo con una sonrisa, puede hacer que toda nuestra perspectiva cambie por completo.

Puede parecer extraño, o incluso puede que alguien no crea en el poder de la sonrisa, pero lo cierto es que estudios científicos avalan que, cuando sonreímos estamos mandando señales al cerebro de que estamos bien, por lo que nuestro humor mejorará instantáneamente. La verdad es que de lo más alentador saber que el poder de una sonrisa es bidireccional, es decir, no solo sonreímos porque nos encontramos bien, sino que también nos encontramos bien porque sonreímos.

Los beneficios de sonreír

Y si aún no te has convencido de que sonreír nos traer consecuencias maravillosas, vamos a comprobar todos los beneficios que tiene sonreír para que cambiemos de perspectiva y nos dejemos sorprender por todas esas emociones positivas que tantas cosas buenas nos pueden traer.

1. Tu salud emocional ganará


Una de las mejores cosas que nos puede proporcionar la sonrisa es su capacidad para conseguir un equilibrio emocional, puesto que con la sonrisa, validamos nuestras emociones y dejamos que fluyan. Esto no quiere decir que haya que ocultar las emociones negativas, puesto que tampoco es correcto. Al final, una sonrisa nos hace más felices, y es que, al esbozar una sonrisa estamos liberando endorfinas, hormonas que hacen que nos sintamos bien. Por eso, no importa que estemos tristes o contentos, si conseguimos sonreír, nuestro estado de ánimo mejorará indudablemente.

2. Porque mejora tus relaciones sociales

Puede que seas muy tímido o que las palabras no sean lo tuyo y por eso te cueste relacionarte con los demás. Si esto te pasa, tienes que saber que la sonrisa te hace conectar con los demás y puede ser la solución a tu problema. Cuando sonreímos nos mostramos más agradables, más cercanos y con más posibilidades de establecer relaciones, por eso, sonreír siempre es una buena opción cuando queremos acercarnos a alguien y todavía no tenemos confianza o no nos sentimos nosotros mismos al 100%.

3. Porque alarga la vida

Tal cual. De acuerdo con algunas investigaciones previas, ciertos estudios han concluido que la sonrisa tiene el poder de alargar la vida y de hacernos vivir intensamente cada momento. Por eso, se considera que las personas que tienen buen humor consiguen vivir durante más tiempo. Pero, ¿cómo podemos trabajarlo? ¿Qué podemos hacer para tener buen humor y actitud? Mediante la sonrisa. Gracias a tu sonrisa puedes ganar años de vida, y tiene sentido, puesto que cuando el estrés, la depresión y la ansiedad llaman a nuestra puerta, podemos darle una buena patada con una sonrisa. Con la sonrisa ahuyentamos lo malo y estamos más sanos.

4. Ejercitando los músculos

Sí, son muchos los músculos que intervienen en la sonrisa y cada uno de ellos está asociado a una emoción. Además, se considera que cuando ejercitamos nuestros músculos durante unos 15 minutos podemos obtener el mismo beneficio que cuando hemos dormido durante dos horas.

Por todas estas razones, te proponemos que no te dejes llevar por los malos tiempos y te enfrentes a cada situación y cada día con una sonrisa, aunque no tengas ganas. De este modo, conseguirás que tu ánimo cambie y que tu cerebro se deje de negatividades y se centre más en lo positivo. ¿Intentas ser más optimista? Lo tienes fácil, sonríe más.

Share this post

Comentarios

comentarios