Vencer los miedos

Que tus sueños sean más grandes que tus miedos

Es algo habitual que desde pequeños se nos enseñe a mantener los pies en el suelo. La idea de formarnos un futuro prometedor requiere que dejemos de soñar. No valen las ilusiones, solo ser práctico. Y si desde pequeños aprendemos eso, el miedo se implanta en nosotros. El miedo a soñar se convierte en el miedo a fracasar.

Seguramente muchos de nosotros hemos estudiado una carrera que no nos gustaba, solo porque tenía más salidas. Hemos dejado de hablar con una persona porque tememos que nos hagan daño. En definitiva, hemos dejado de soñar antes de empezar, hemos renunciado a algo. El problema es bastante grave, pues nuestra felicidad está de por medio.

Y aunque es normal querer ser independientes y labrarnos un futuro prometedor, también es cierto que, el no intentar algo nos deja un sabor a fracaso mucho más grande que el haberlo intentado y no haberlo conseguido. A veces el hecho de ser juzgados socialmente nos frena, el qué dirán. Todo sería mucho más fácil si entendiéramos de verdad que la satisfacción en la vida no está en el objetivo, sino en el camino. Que intentar alcanzar nuestros sueños nos hace más felices y también más fuertes.

Y cuando nos damos cuenta de todo lo que pudimos hacer y no hicimos nos lamentamos y nos resignamos a seguir nuestra vida “estable”. Nos decimos que es demasiado tarde, pero en realidad, estas emociones vuelve y el miedo con ello.

La famosa zona de confort


Son muchas las ocasiones en las que oímos la expresión de salir de tu zona de confort. Puede que sea porque numerosos estudios han dado hoy importancia a la inteligencia emocional. Aquella inteligencia que nos aporta el valor para perseguir lo que queremos. Nuestra zona de confort es todo aquello a lo que estamos acostumbrados. Acudir a un trabajo que no te gusta durante años, una pareja que no te hace feliz o incluso te maltrata, el tráfico que te encuentras cada mañana al ir a trabaja todo ello son cosas que nos impiden ser feliz, y sin embargo, tenemos miedo a perderlas.

El miedo nos sirve para evitarnos situaciones peligrosas, pero si dejamos que esta emoción negativa se apodere de nosotros y guíe todos nuestros pasos, acabaremos por renunciar a vivir nuestra vida. Estudiar, viajar, cambiar de trabajo, arriesgarse… Se trata de acciones que nos sacan de nuestra zona de confort. Motivaciones que nos enriquecen, nos hacen fuertes y nos dan la ilusión que toda vida necesita. No hay que tener miedo por perder lo que tenías en tu zona de confort. Tú decides que se queda y que se va. Y es que, lo importante en todo esto es decidir y no dejar que la vida simplemente pase frente a ti.

Cómo vivir sin miedo

Una de las cuestiones fundamentales para vivir sin miedo trata de ser positivos. Y no solo esto, sino de tratar de rodearse de gente igualmente positiva. Para empezar, podemos comenzar por entender que perseguir un sueño y que no llegue no es un fracaso, sino un acto de valentía. Seguramente muchas personas a tu alrededor evitarán que te arriesgues. No es que quieran que cortarte las alas, simplemente ellas son miedosas e intentan protegerte. Si te fijas suelen ser personas que nunca se arriesgan, que viven una vida plena.

Intenta rodearte de gente emprendedora, de aquella que lucha por lo que quiere sin importarle lo duro que sea el camino. Porque esas personas saben que, por muy dura que sea la lucha, buscar lo que quieres siempre es gratificante.

Y si no sabes por donde empezar, hazlo con algo pequeño. Una acción insignificante que nunca hayas tenido el valor para hacer. Puede ser un viaje o apuntarte a un curso. Te equivoques o no, verás que salir de tu zona de confort, tiene sus recompensas.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios