Qué es el egocentrismo en psicología

4 cosas que debes tener en cuenta para identificar a una persona egocéntrica

El egocentrismo es un tipo de personalidad que abunda entre nosotros. Y más en la sociedad de hoy en día, en la que hacerse un hueco para algunos, es tan importante y a la vez tan difícil, podemos encontrar una gran cantidad de signos para diferenciar a estas personas egocéntricas.

Cómo actúa una persona egocéntrica

Los rasgos de una persona egocéntrica están relacionados con patronos de conducta que la psicología ha definido desde la manipulación y la arrogancia hasta el pesimismo, pasando por la ambición. Para ello, en este artículo vamos a tratar cuáles son las características que definen a una persona egocéntrica de modo que podamos identificarla fácilmente.

1. El problema de la autoimagen

El egocéntrico tiene una autoimagen distorsionada, por lo que podemos detectar varios aspectos en este punto. Para empezar, dan la apariencia de tener una gran autoestima, cuando en realidad es todo lo contrario. Fingen que son seguros y que se quieren, cuando en realidad su autoestima es baja y necesitan por todos los medios ser aceptados y sentirse reconocidos. Esa es su principal realidad. Una persona egocéntrica cree que tiene muchos talentos y que no todo el mundo es capaz de acercarse a ella y de entenderla. Además, sus sentimientos sobre todo de grandeza hace que tenga grandes fantasías de poder, que le harán comportarse como una diva.

2. Carecen de empatía

Las personas egocéntricas están tan preocupadas por ellas mismas que no han desarrollado la capacidad de la empatía, lo que les lleva, por otro lado, a tener problemas en las relaciones personales. El caso es que, considera una muestra de debilidad mostrarse sensible hacia los demás, y tampoco es capaz de dar la importancia que tienen a los problemas que no son los suyos.

3 . No admiten críticas


Otra de las características que pueden llevarle a distanciarse de las relaciones personales es la falta total de capacidad para admitir las críticas. Una persona egocéntrica también tiene una gran soberbia y entiende que nadie tiene suficiente autoridad o competencia para criticarle y siempre las achaca a que probablemente, le tengan envidia. No es extraño si se tiene en cuenta que la persona egocéntrica suele tener envidia al compararse con los demás.

4. Manipuladores

Su ansiedad por ser aceptado y halagado es típico de la persona egocéntrica y le puede llevar a manipular a los demás para recibir tratos de favor y sentirse eternamente halagado. La persona egocéntrica tendrá tan necesidad de manipular y de ser el centro de atención, que no dudará en utilizar todas sus armas para conseguir los halagos y el reconocimiento que desea. Para ello, utilizará en gran medida el exhibicionismo. Suelen pensar que son merecedores de tratos de favor y no pararán hasta conseguirlos. Por ello, en muchas ocasiones también ocupan cargos públicos.

Diferencias entre la personalidad egocéntrica y narcisista

En el mundo de la psicología, resulta muy fácil confundir a un egocéntrico de un narcisista. Son dos personalidades muy parecidas y ambos conceptos están muy relacionados. Sin embargo, disponen de una serie de características diferentes que conviene señalar. De esta forma, podremos saber bien si estamos ante un narcisista o ante un egocéntrico.

En primero lugar, hemos de aclarar que, el egocentrismo se da de forma natural en todos los niños y niñas. Con el tiempo, vamos adquiriendo la capacidad de entender el concepto de "yo" y el de los "otros". Para algunas personas, este desarrollo se ve deteriorado. Por eso, podemos decir que la base biológica está más clara en el caso del egocentrismo. Si un niño crece en un ambiente donde no se valora la empatía ni la colaboración, es muy probable que desarrolle este tipo de personalidad.

Por otro lado, los narcisistas piensan en los demás, pero como un mero instrumento para utilizarlos en su propio beneficio. Esto no pasa con las personas egocéntricas, que no piensan que los demás valgan menos que ellos, simplemente no dedican su tiempo a pensar en los demás, ya que están demasiado ocupados pensando en ellos mismos.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios