Nunca más esperes nada de nadie sólo sigue tu camino

A veces ponemos todas nuestras esperanzas en cuestiones que no nos atañen a nosotros, sino a los demás. Esperar demasiado de la gente suele ser contraproducente, y es que, cuando anteponemos nuestras necesidades y ponemos en primer lugar a los demás las consecuencias pueden ser nefastas. Lo que más lo sufre es nuestra autoestima, porque dejamos de valorarnos como es debido y sin darnos cuenta dejamos de respetarnos a nosotros mismos. Por eso, debemos dejar de esperar algo en los demás para liberarnos de todas las presiones.

Lo mejor es esperar algo de nosotros mismos y no de los demás porque cambiar nuestra actitud nosotros mismos y seguir nuestro camino, es la única forma de asegurarnos de que confiamos en la persona adecuada. Seguramente te habrás visto en una situación en la que los demás te decepcionan. Tienes un problema, llamas a un amigo y no puede atenderte. Puede que te no te siente bien cuando tu familia no soluciona tus problemas, o igual piensas que tu pareja no te apoya lo suficiente. Son cosas que nos pasan a todos en un momento dado, pero hay algo que debemos de tener claro. No es un problema de ellos, sino tuyo.

Antonio Guillem || Shutterstock

Cuando esperas demasiado en alguien sueles tener decepciones, y aunque pienses que tú te hubieras comportado de otra forma, puede que tampoco puedas atender a las necesidades de todo el mundo que te requiere. Por eso, si quieres evitar una crisis a nivel personal, por sentir que podrías haber hecho las cosas precisamente de otro modo para gradar a los demás, lo mejor es que cada uno siga su camino, sin esperar nada de nadie, y si tienes ayuda, mejor que mejor.

Las ventajas de dejar de esperar algo de los demás

Pues sí, dejar de esperar cosas de los demás es la forma más efectiva de coger las riendas de tu vida. Si siempre estás anclado en una promesa que nunca llega, una ayuda que no recibes o un compañerismo que no te llena. Quizá en realidad esa persona es una persona tóxica y debes alejarte de ella. Por eso, lo mejor es que seas tú mismo quien resuelva la situación. Solo así, tendrás la seguridad de que nadie te decepciona.

El hecho de dejar de esperar que los demás cambien de actitud es la mejor forma para curar todos los males. En cuanto asumimos que nuestra vida es solo responsabilidad nuestra, hemos abierto el camino hacia la autorrealización y también hacia la satisfacción personal. Solo nosotros podemos cambiar nuestra vida, y solo podemos controlar lo que nosotros hacemos, no lo que hacen los demás.

Las expectativas nos hacen daño

No es malo hacerse ilusiones, además es inevitable. La ilusión en nuestra vida es fundamental y por eso, es imposible que dejemos de tenerlas. Sin embargo, podemos intentar que las ilusiones dependan solo de nuestra vida y nuestro control, y no se basen en cosas que tienen que hacer los demás. Al final estar tan pendiente de los demás es uno de los grandes problemas que afectan a nuestra autoestimasin esperar nada de nadie se vive mejor, así que recuerda en todo momento que tú eres primero.

problemas de autoestima y sus soluciones

Marcos Mesa Sam Wordley || Shutterstock

Y es que a veces, solemos hacernos expectativas algo irreales. Por ejemplo, conocemos a alguien que nos gusta y nos hacemos expectativas de cómo sería si fuera nuestra pareja, pero a la hora de verdad, no cumple lo que habíamos pensado y nos desilusionamos. Nuestras expectativas se deshacen y no sabemos cómo afrontarlo. Además, solemos ser injustos con los demás cuando ellos no cumplen nuestros planes idealistas. Nos anticipamos y creamos una situación que nunca ha insistido, por el mero hecho de esperar que los demás cambien nuestra vida, en lugar de hacerlo nosotros mismos. Ante ello, lo mejor que podemos hacer es buscar cosas que aumenten nuestra motivación para encontrar otras vías que nos hagan sentir mejor.

El poder de lo imprevisto

En la vida hay sorpresas que no son nada agradables, pero estar preparados para afrontarlas, puede ser un ejercicio muy enriquecedor para no quemarnos a nivel psicológico. Cuando algo no sale como esperamos, nos enfadamos, nos desilusionamos y buscamos a alguien a quien culpar.

Sin embargo, si estamos preparados para recibir ese imprevisto, podremos afrontar cualquier situación. No siempre tenemos la habilidad de aceptar cualquier cambio. Especialmente si es algo que no deseamos, como que nuestra pareja nos abandone, o que nos despidan de un empleo. Es necesario que, aunque alguien nos haya hecho daño, entendamos que es nuestra responsabilidad salir de ello y coger las riendas de nuestra vida, por lo que no podemos esperar que nuestra felicidad dependa de los actos de otra persona. 

Lo importante es que, cada uno siga el camino que necesita, aquello que desea. Entender que todo puede cambiar en un momento dado, nos dará la fuerza para afrontar los imprevistos y para crecer interiormente.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios