Lo que debes aprender de la escala de autoestima definida por Rosenberg

Mucho se habla de la autoestima hoy en día. Al parecer, tener una autoestima alta es un tesoro que no todos podemos llegar a alcanzar. Uno de los mayores beneficios de tener una autoestima alta lo encontramos en la posibilidad de ser felices. Es cierto también que las personas podemos experimentar con diferentes tipos de autoestima a lo largo de nuestra vida, y cada uno de ellos con sus subidas y sus bajadas. Para ello, existe unna poderosa herramienta que nos ayuda a saber cuál es el grado de valoración que las personas tienen de sí mismas , ¿interesante verdad?

Esto no es otra cosa que la escala de autoestima, desarrollada particularmente por Rosenberg. La teoría o el test de autoestima de Rosenber nos habla del proceso de creación de la autoestima de la persona. Rosenberg es uno de los autores más importantes que nos habla de la autoestima y viene a decirnos que las personas con mayor seguridad en sí mismas consiguen un mayor bienestar y esta es la razón por la cual la alta autoestima es tan ansiada por las personas.

Para saber mejor qué es la escala de autoestima de Rosenberg y en qué consiste también es importante conocer los valores de comparación de cada persona. Es decir, cómo se ve él con el resto de la sociedad. Tanto es así, que esta escala creada en su día para analizar la autoestima de nuestros adolescentes, hoy ha pasado a ser todo un referente para calcular y medir la autoestima de las personas y el estado en el que por ende se encuentran.

En qué consiste la escala de autoestima de Rosenberg

Antes de dedicarte a aumentar tu autoestima, lo primero que deberías hacer es medir tu autoestima porque desde luego este proceso sirve de gran ayuda para el ser que desea conectarse con su yo interior. Para ello, Rosenberg creó una fórmula que puede indicarnos nuestro nivel de autoestima. Así, esta escala de la autoestima de Rosenberg consta de 10 items, que son los siguientes:

  1. Siento que soy una persona digna de aprecio, al menos tanto como los demás.
  2. Siento que tengo cualidades positivas.
  3. En general, me inclino a pensar que soy un/a fracasado/a.
  4. Soy capaz de hacer las cosas tan bien como la mayoría de los demás.
  5. Siento que no tengo mucho de lo que enorgullecerme.
  6. Adopto una actitud positiva hacia mí mismo/a.
  7. En conjunto, me siento satisfecho/a conmigo mismo/a.
  8. Me gustaría tener más respeto por mí mismo/a.
  9. A veces me siento ciertamente inútil.
  10. A veces pienso que no sirvo para nada.


La valoración de la escala de autoestima de Ronsenberg funciona de la siguiente manera: cada una de estas frases en sentido positivo se puntúa de 0 a 3, donde el 0 sería estar muy en desacuerdo con la afirmación y el 3 completamente de acuerdo. Las frases que están en negativo se puntúan al contrario, por lo que los ítems 1, 2, 4, 6 y 7 serían positivas y el resto negativas. En total, si sacamos menos de 15 puntos sabremos que nuestra autoestima está por debajo de los mínimos.

Se trata de una forma sencilla de medir la autoestima, lo que hace que podamos conseguir obtener una idea aproximada de la autoestima de cada persona. Se utiliza en países de todo el mundo y permite aproximarse al interior de las personas, lo que es especialmente útil en personas con trastornos mentales.

Los hallazgos de la escala de autoestima

La escala de Rosenberg como hemos indicado, estaba en un principio destinada a los adolescentes. Se trataba de una forma de medir lo satisfechos que estaban con ellos mismos y encontrar la manera de ayudarles. No obstante, su eficacia y sencillez hicieron que esta escala se aplicara también a los adultos.

El hecho de haberse aplicado a personas adultas hace que también se conozcan los resultados en sociedades enteras. Gracias a esto, la escala puede darnos datos muy importantes, tanto a nivel individual pero también a nivel cultural. Estos estudios han revelado que las personas tendemos a evaluarnos a nosotros mismos de forma positiva. Se trata de un hecho que es similar en todas las culturas, aunque si hay algo que es diferente en cada cultura.

En sociedades individualistas, donde se valoran más características como la independencia, las personas tienden a sentirse más eficaces y competentes que en el resto de culturas más colectivistas, como en Sudamérica o Japón.

Por otro lado, gracias a esta escala de Rosenberg hemos encontrado los dos grandes factores de personalidad, que son la extraversión y neuroticismo. Las personas más extrovertidas tienden a una mejor autoestima y viceversa.

Se trata de datos realmente relevantes que pueden darnos muchas pistas acerca de cómo mejorar la autoestima y conseguir, por tanto, mayor bienestar en las personas.

Fuentes consultadas:

  • Rosenberg, M. (1965). Society and the adolescent self. Simage. Nueva Jersey, Princeton. NJ: Princeton University Press
  • Consejo General de la Psicología de España.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios