¿Creerse perfecto es sinónimo de una baja autoestima?

El perfeccionismo es un concepto algo paradójico ya que en sí, puede ser una cualidad positiva de la persona, pero mal gestionado y en exceso, puede estar relacionado con la desconfianza y la inseguridad a nivel emocional y por tanto con una autoestima baja, poco saludable y un estado en el que se merma nuestro ser, en el que pasamos a sentirnos bajo presión constante e incómodos.

Hoy, desde Refugio del Alma, vamos a descubrir qué relación existe entre el perfeccionismo, el querer hacerlo todo correctamente y nuestra autoestima o nuestro amor propio. ¿Sigues leyendo? ¡Te contamos!

¿Qué es el perfeccionismo y qué factores lo provocan?

El perfeccionismo es la actitud que adoptan algunas personas cuando buscan la perfección en todo lo que hacen o cuando tienen la mala costumbre de creerse perfectos. Sin embargo, un perfeccionismo excesivo puede llevarnos a no disfrutar de la vida realmente como merecemos.

Aunque, aparentemente, el perfeccionismo podría ayudarnos a alcanzar más objetivos y a conseguir el éxito, lo cierto es que las personas excesivamente perfeccionistas suelen vivir más tensos y más angustiados que las personas que no lo son. Eso por tanto se puede llegar a traducir en problemas de ansiedad, en problemas de autoestima, o esa sensación inconfundible de frustración. Y lo cierto, es que a todos y cada uno de nosotros nos puede pasar.

Las causas que provocan que una persona sea perfeccionista pueden ser muy variadas, desde una predisposición genética a serlo, hasta crecer y desarrollarse en un entorno en el que se reciben elogios de forma continuada. También pueden ser causas del perfeccionismo algún tipo de experiencia negativa o trauma que haya vivido la persona en el pasado, o también, el hecho de crecer en el seno de una familia en la que todos sus miembros tienen mucho éxito. Al final, como ya hemos comentado en más de una ocasión, nuestra familia influye en nuestra autoestima al igual que nuestras experiencias.

¿Cómo influye el creerse perfecto sobre la autoestima?

Pero además de todas las causas que hemos enumerado, los expertos aseguran que detrás de una persona perfeccionista se esconde alguien que tiene una baja autoestima. Una persona perfeccionista puede ser aquella que trabaja excesivamente para compensar los sentimientos de inferioridad que esconden en su interior.

Por todo ello, el perfeccionismo suele acarrear consigo una serie de consecuencias muy negativas para la persona y, precisamente una de ellas, es la baja autoestima. Los perfeccionistas nunca se sienten satisfechos por los objetivos que han conseguido en la vida, y a partir de esos sentimientos de fracaso, pueden desarrollar una baja autoestima que les marca durante el resto de su vida.


El perfeccionismo suele traer consigo una gran variedad de síntomas físicos y emocionales. De hecho, las personas que tienen este rasgo de la personalidad suelen tener altos niveles de ansiedad que, sumados a su inseguridad, pueden desembocar en un sufrimiento de alto grado.

fizkes || Shutterstock

Pautas para superar el perfeccionismo

Sin embargo, la persona que es perfeccionista no lo tiene todo perdido, ya que se pueden poner en marcha algunas pautas para superar esta actitud vital que tanto hace sufrir a quienes la sufren. Una de las pautas que se pueden poner en marcha es emplear técnicas de relajación que ayuden a mejorar la ansiedad derivada de una actitud demasiado perfeccionista ante la vida.

Además, las personas perfeccionistas deben trabajar día a día para mejorar su autoestima, ya que esta es una de las claves para evitar que el perfeccionismo impida alcanzar la felicidad. Algunos consejos para terminar con la autoestima baja son: buscar siempre el lado positivo de las cosas, luchar por ser feliz, marcarse objetivos vitales, e intentarlo siempre pese a que seamos conscientes de que vamos a fracasar.

Otra de las pautas que pueden poner en marcha las personas perfeccionistas en su vida es aceptarse a sí mismos y empezar a respetarse y a quererse tal y cómo son, sin necesidad de introducir cambios en su forma de ser.

Además, los perfeccionistas deben tener siempre muy presente que existe el derecho a equivocarse, y que no son inferiores por el hecho de cometer fallos, ya que todos los seres humanos los cometemos en mayor o menor medida. Deshacerse de la rigidez que marca el perfeccionismo en la vida y cuidar la parte emocional tanto o más de lo que se cuida la racional, son otras dos pautas muy interesantes para evitar que el perfeccionismo influya de forma negativa sobre la autoestima.

Fuentes consultadas:

  • Branden, N. (1991). "Cómo mejorar su autoestima". Editorial Paidós. Buenos Aires.
  • VV.AA. (2011). "Autoestima, miedo a la evaluación negativa y perfeccionismo: un estudio comparativo en población clínica y en población general". III Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVIII Jornadas de Investigación Séptimo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios