Shutterstock

Los hábitos que destruyen la autoestima de la mujer

La autoestima es una valoración que hacemos de nosotros mismos y es muy importante para nuestro bienestar. Además, tener una autoestima alta también nos hace tener más ganas de hacer las cosas que nos gustan ya que, además de querer, creemos que nos las merecemos. Por eso, con autoestima crecemos más como personas y podemos conseguir más oportunidades. Esta valoración tiene especial relevancia en la autoestima de la mujer sobre todo en los tiempos que estamos viviendo hoy en día. Tiempos de cambio en los que las mujeres forman parte del cambio y de la evolución.

Es cierto que la autoestima de una mujer puede verse afectada por el machismo y conductas tradicionalistas, por lo que ha llegado la hora de terminar con comentarios como: “cállate que de esto tú no sabes”, “tienes que estar mona, píntate un poco ¿no?”, “¿y cuando vas a tener niños?”, “no vayas así vestida que vas provocando”.... En definitiva, a la mujer le han dicho en numerosas ocasiones que solo sirve para estar mona y callada.

Además de estos factores externos de carácter social, también hay otros internos. Esto son ciertos comportamientos que deterioran la autoestima de la mujer y en muchas ocasiones caemos en ellos sin ni siquiera darnos cuenta. Y esto sucede tanto en mujeres como en hombres. Nos encontramos ante algunas actitudes o situaciones que pueden mermar nuestras emociones, porque la relación que existe entre las emociones y la autoestima es extremadamente poderosa.

3 comportamientos que son nocivos para la autoestima femenina

Así, es de vital importancia conocer cuáles son los principales hábitos que destruyen la autoestima femenina porque si son evitados, las cosas pueden cambiar. Y esto es algo que tanto la propia mujer como la propia sociedad para el bien común debería trabajar. Sólo de este modo conseguiremos aumentar la autoestima de la mujer con el éxito y la firmeza que se requiere. ¡Toma nota!

Las comparaciones

Esto siempre ha sido así. Las comparaciones son odiosas y el hecho de compararse con otra persona muestra la debilidad del ser humano. Aquí entra en juego el papel de las relaciones especialmente las sociales. A veces, aunque nos sintamos bien, miramos a la de al lado, a ver qué tiene que no tengamos nosotras. Se trata de una acción algo estúpida que da lugar a emociones negativas, ya que todos somos diferentes, y cada mujer posee cualidades que la hacen única.


Comparamos nuestros rasgos físicos, nuestras relaciones, nuestras habilidades… y no nos damos cuenta que, comparándonos perdemos nuestra autenticidad. Y esa es la mejor característica que tenemos. Si bien es cierto que existe una relación entre el orgullo, la dignidad y la autoestima lo mejor es evitar esta postura por nuestra parte, porque termina por ser tóxica. Lo mejor es valorarse a uno mismo y trabajar en la profundización del amor propio, respetar y amar lo diferente, admirar a otras compañeras. De eso se trata. Y esa es una gran virtud.

Las descalificaciones

“No valgo para esto”, “no seré capaz”,etc. Así que la regla de oro para aumentar la autoestima de mujer es nunca decirte que no. Como siempre el no ya lo tienes. No hay nada que perder. El espíritu incansable es el que nos hace triunfar, y no sólo en lo profesional, sino también en lo personal.

Estas frases hacen un daño tremendo. Puedes pensar que son solo frases, pero la verdad es que, la forma en la que nos hablamos a nosotras mismas, nos puede servir de mucho pero también puede ser devastadora. Por ello, evitar las descalificaciones es primordial para que la autoestima femenina no se vea resentida. Esto se debe tomar en todo caso como fruto de tu aprendizaje. Alguna vez de una madre, un padre, tutora o tutor fue duro contigo esperando exigirte más. Y no hay nada que pueda destruir la esencia de tu ser.

Intenta hablarte a ti misma como le hablas a los demás. Sé amable, quiérete y cree en ti. Porque las mujeres con más autoestima son más deseadas y lo son porque cuando se llega a este punto, son admiradas por conseguir cosas que nunca nadie habría pensado o imaginado. Y es que, la fuerza de la autoestima es tan grande, que puede hacerte lograr cualquier cosa que desees.

El victimismo

A veces estamos tan superadas por nuestras circunstancias que llegamos a sentir pena de nosotras mismas. Se trata de una de las peores cosas que podemos hacer para nuestra autoestima. Las mujeres con autoestima alta son capaces de hacer frente a estas situaciones. Estas circunstancias nos hacen pensar que ya no queremos seguir luchando y nos dejamos vencer. Para nada es así, esto debemos tomarlo como una valía, como una superación, el estar en continuo crecimiento.

Pero la verdad es que dejarse vencer no es una opción, y siempre hay algo que podemos hacer para estar mejor. Las mujeres tenemos un sinfín de recursos, y negar que los tenemos solo nos supondrá un profundo malestar. Creer en ti misma hará que dejes atrás estos pensamientos de pena y victimismo. Así, podrás descubrir todos los recursos que guardas. Además, veremos lo mejor de nosotras mismas superando las crisis y viendo oportunidades en todas las situaciones de nuestra vida.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios