Características de una persona sociópata

Personas sociópatas: así son y así se comportan

Tenemos una visión muy clara de los sociópatas por el aspecto que nos han pintado en los medios de comunicación o incluso en películas o relatos de ficción. Son personas agresivas, que disfrutan saltándose la ley e incluso cometiendo asesinatos. Pero normalmente no es tan sencillo identificar a un sociópata y no tiene por qué encajar con esa descripción. Cuando hablamos de tipos de personalidad, y en este caso hablamos de una persona sociópata debemos tener en cuenta que esta persona puede estar entre cualquiera de nosotros y no habernos dado cuenta. Desde nuestro vecino que siempre saluda amablemente, hasta nuestro compañero de trabajo con el que comentamos el último partido. Se trata de una persona que carece de conciencia, no tiene remordimientos, y puede estar en cualquier lugar.

Hemos de ser conscientes de que no es fácil reconocer un comportamiento sociópata en una persona. De hecho, hasta para un profesional de la salud como puede ser un psicólogo o un psiquiatra, puede serle complicado hacer un diagnóstico adecuado, ya que a menudo se suele confundir con la personalidad narcisista o con el trastorno límite de personalidad.

¿Psicópata o sociópata?

Dada la falta de conciencia, viene siendo habitual distinguir entre un psicópata y un sociópata, lo que nos lleva a preguntarnos cuál es la diferencia entre estos dos trastornos. En principio tienen muchas similitudes, ambos tienen tendencia a ser violentos, carecen de empatía y no saben qué son los remordimientos.

Una de las diferencias fundamentales entre los psicópatas y sociópatas que pueden servirnos para distinguir entre ambas personalidades radica en su comportamiento. Las personas sociópatas son, por norma general, más compulsivos y su forma de actuar es más impulsiva. Por contra, los psicópatas actúan de como las personas calculadoras y con un plan mucho más metódico.

Además, el origen es diferente entre ambos trastornos de la personalidad. Mientras en el caso de los psicópatas es genético, y se produce desde el nacimiento, en el caso de los sociópatas, se trata de un trastorno producido por el aprendizaje. La persona no nace sociópata, sino que se hace, a raíz de sucesos y traumas que vive a lo largo de su existencia.

El comportamiento de un sociópata


Como hemos dicho, no es fácil distinguir a un sociópata y, a pesar de los estereotipos, no todos tienden a ser violentos. Así que, si quieres saber si convives con una persona que sufre este trastono, te recomendamos que te fijes en algunas características de las personas sociópatas y sus patrones de comportamiento.

La crueldad es común en él

Puede ser muy duro y sin embargo no parece afectarle después. No le importa machacar a nadie o portarse de la forma más cruel durante una pelea, pero es que además, si hablamos de sentimientos negativos hay que decir que no hay ningún símbolo de arrepentimiento en las personas sociópatas o de el hecho de haber pisoteado a alguien le haya afectado.

Miente a menudo

No importa si tiene o no relevancia, si es para conseguir algo o solo para parecer más interesante. Puede que la mentira trate sobre su pasado, sobre algo que está haciendo en ese momento o sobre algo que hará más tarde. El caso es que el sociópata se siente bien mintiendo.

Un maestro de la manipulación

A pesar de no tener empatía sí que entienden muy bien las emociones, y dominan estupendamente las de los demás. Esto, unido a su falta de conciencia, hará que dispongan de la fórmula perfecta para manipular a los demás hasta conseguir lo que deseen. Su blanco preferido es la gente insegura, ya que son más fáciles de dominar. No se sienten cómodos con personalidades fuertes que estén por encima de ellos.

Capacidad para ser encantadores

Los sociópatas tienen la capacidad para engañar a su alrededor mostrándose tremendamente encantadores. Saben cómo conseguir que la gente de su alrededor se sienta especial, y son capaces de jugar con esta baza para lograr aquello que desean.

Estos son los principales rasgos de los sociópatas pero, en cualquier caso, debemos recordar que nos encontramos ante un tipo de trastorno de conducta, de comportamiento, y que lejos de estigmatizar a estas personas, lo que se debe hacer es intentar comprenderlas y mostrarles ciertas herramientas que les ayuden a volver a una situación de equilibrio.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios