Cuántos tipos de memoria existen

Los tipos y las funciones de la memoria: así es como tu cerebro almacena la información

Desde que somos pequeños hasta nuestros últimos años, si hay un sistema de nuestra mente que nos preocupa ese es la memoria. Se trata de un concepto que nos perturba, nos juega malas pasadas o nos da agradables sorpresas. Los problemas de memoria, tener mala o buena memoria, olvidarse la merienda, preparar exámenes, recordar aniversarios, aplicar conceptos... la memoria tiene muchas funciones e influye en nuestra vida de muchas maneras.

La memoria es un proceso mental que supone una de las actividades más importantes de nuestra mente. La memoria se realiza mediante la conexión entre neuronas que recibe el nombre de sinapsis, y para decirlo de una forma más fácil, trata sobre la capacidad para recordar.

Para qué sirve la memoria

Amanda Carden || Shutterstock

Pero no todo se reduce a tener buena o mala memoria, sino que existen varios tipos y métodos que definen la memoria de un individuo. La memoria juega un importante papel en la supervivencia del ser humano, ya que de ella depende nuestra capacidad para recordar quienes somos, quienes son los otros, recordar experiencias y tomar decisiones en base a nuestros conocimientos.

Los 3 tipos principales de memoria

Después de muchos años de estudio, hemos podido distinguir tres almacenes principales de memoria. Los tres están diferenciados unos de otros aunque relacionados entre sí, y cumplen funciones y siguen procesos diferentes. De este modo, podemos hablar de la memoria sensorial, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. A continuación, te contamos todos sus detalles.

Memoria sensorial

La memoria sensorial es aquella que tiene la duración más corta, y es que, trata solo de un breve lapso de tiempo, cuando la información que percibimos por nuestros sentidos pasa a nosotros. La memoria sensorial tiene la capacidad de registrar por un breve instante la información que percibimos a través de nuestros sentidos. Se trata de la memoria de más corta duración, y la distinción más habitual es la de memoria ecoica y memoria icónica. La memoria icónica se refiere al campo visual y se encarga de conservar las imágenes percibidas. Por otra parte, la memoria ecoica, se ocupa de la parte auditiva, de conservar los registros que nos llegan por este medio. Gracias a la memoria auditiva conocemos lo importante que es la comunicación para mantener una conversación y también hablar.

Tipos de memoria sensorial

ImageFlow || Shutterstock


Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo es un almacén donde se conserva una gran cantidad de información durante un periodo de tiempo muy breve. Se trata del siguiente paso después de la memoria procedimental, por lo que la información que pasa a este lugar suele permanecer durante 10 o 20 segundos, antes de pasar a la memoria a largo plazo.

Características de la memoria a corto plazo

Lightspring || Shutterstock

Y es que, la memoria a corto plazo es una puerta para pasar la memoria a largo plazo. Un lugar que nos permite retener información que no necesitaremos en el futuro pero que sí que necesitamos en un momento dado. Además, si dañamos la memoria a corto plazo perderemos la capacidad de retener información en un momento dado y también de generar nuevos recuerdos. Ante esta situación, para ejercitar la memoria podemos poner en marcha algunos ejercicios para activar nuestros procesos cognitivos.

Memoria a largo plazo

En la memoria a largo plazo registramos los hechos más significativos, y se quedan ahí de un modo permanente, o al menos, casi permanente. La información que contiene la  memoria a largo plazo es de varios tipos, hay registros sobre experiencias personales, que pertenecen a la memoria episódica, y también sobre datos que de nuestra experiencia, que pertenecen a la memoria semántica.

Dónde se almacenan los recuerdos a largo plazo

ImageFlow || Shutterstock

Además, en el mundo de la psicología, algunos autores como Freud hecho sus propias teorías sobre la memoria a largo plazo. Así, existen diferentes estructuras en la memoria a largo plazo. En general podemos dividirla en dos partes. Por un lado, la memoria declarativa, es la parte de la memoria cuyos contenidos podemos traer concientemente a la memoria. Por otra parte, la memoria procedimental es una memoria de habilidades, y viene a la cabeza de forma inconsciente.

Estas son las principales divisiones de la memoria del ser humano y la función que tiene cada una de ellas. Y, será sólo a partir de ellas mediante las que consigamos afianzar nuestro aprendizaje y percepción.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios