Diferencias entre inteligencia y sabiduría

Inteligencia y sabiduría no es lo mismo y te mostramos las diferencias

En la vida hay conceptos que confundimos a menudo. La inteligencia tiene múltiples vertientes, y hoy ha quedado más demostrado con la inteligencia emocional. De este modo, podemos saber que no todos los que pensamos que son más listos tienen por qué serlo. En el mismo punto, podemos hablar también de la diferencia entre inteligencia y sabiduría. Si bien es cierto que todos nosotros tenemos un coeficiente intelectual, la verdad es que no siempre actuamos acorde a él. Y es que, disponer de una puntuación alta en pensamiento lógico no nos hace más sabios, de hecho, a veces nos impide actuar con sabiduría.

Inteligencia y sabiduría: qué es qué

Antes de ahondar más en el tema de las diferencias entre lo que es la inteligencia y lo que es la sabiduría, conviene aclarar la definición cada uno. Y es que, aunque pensemos que lo sabemos de sobra, a menudo nos sorprendemos con algunos conceptos que pensamos que teníamos claros. De hecho, muchas personas creen que inteligencia y sabiduría es lo mismo, y aunque son términos muy relacionados, cada uno tiene sus características.

Definiendo la inteligencia

Cuando nos referimos a la inteligencia estamos haciendo alusión a la capacidad de entender, elaborar información y resolver problemas. Según la Real Academia Española (RAE) la inteligencia es la capacidad de entender u comprender, así como la capacidad para solucionar problemas.

 Definiendo la sabiduría

Al hablar de sabiduría estamos haciendo referencia a una función basada en la experiencia. Si bien se apoya como base en la sabiduría, también es cierto que la experiencia aporta una información extra, que nos permite actuar con un mayor criterio.

Las 4 diferencias entre inteligencia y sabiduría

La experiencia

Una de las principales diferencias entre inteligencia y sabiduría la encontramos en la experiencia. Y es que, como hemos dicho, la sabiduría se apoya en la experiencia para aprender a tomar mejores decisiones. Esto tiene cierto sentido si lo piensas ya que, por muy inteligente que seamos, hay cosas y situaciones que tenemos que vivir para conseguir aprenderlas. No es de extrañar que los sabios de los cuentos y las tribus sean ancianos. Se trata de personas que disponen de más experiencia de vida, han pasado por situaciones y saben como reaccionar, porque han tenido, por así decirlo, más posibilidad de ensayo.

La eficiencia

Las personas inteligentes tienen amplios objetivos, suelen trazarse metas e ir a por ellas. Hablamos de personas que no tienen miedo de perseguir sus objetivos, de individuos con un alto coeficiente intelectual, que se exigen mucho y toleran poco la frustración. Sin embargo la gente sabia sí tolera que es un humano y que se equivoca, y sabrá salir mejor de estas frustraciones, con ayuda de la sabiduría, más que de la inteligencia.

Las decisiones

Con todo lo descrito anteriormente, los expertos en el campo de psicología coinciden que las personas sabias tomen mejores decisiones. Se trata de decisiones basadas en una lógica que va más allá de lo inteligentes que seamos, sino que la sabiduría juega un papel mucho más importante en este punto. Está claro que la inteligencia es clave para tomar una u otra decisión, pero la sabiduría puede adoptar posiciones de mentes más abiertas. Contemplar más posibilidades y entender mejor a las otras personas, que también serán parte de un proceso de toma de decisiones.

El optimismo

Una persona inteligente no tiene por qué ver siempre el lado bueno de las cosas. Al contrario, puede tratarse de un perfeccionista empedernido, incapaz de entender un fallo suyo. En cambio, la persona sabia sabe ver el lado bueno de las cosas, y aprovechar cualquier situación, por desafortunada que sea, para aprender algo nuevo. Se trata de una forma de vivir de un modo más feliz, puede que no sea más inteligente, pero al final, ganamos en calidad de vida, por lo que sí será mucho más sabio.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios