Cómo se controlan los sueños

¿Se puede controlar lo que soñamos?

El mundo de los sueños es un lugar increíble, algo que todos queremos alcanzar. Se trata de un sitio diferente a la vida real, donde vivimos con la misma intensidad que cuando estamos despiertos. Las emociones florecen y las experiencias son impresionantes. Y ahí es cuando llega la pregunta del millón... ¿se pueden controlar nuestros sueños? Imagínate como sería elegir cada noche tu sueño. Se trata de algo más que de ver una película o leer un libro. Soñamos en primera persona, nuestro subconsciente se despierta y nosotros nos dormimos, esperando a ver qué capítulo nos toca.

Los sueños no afectan de muchas formas. Si bien es cierto que las pesadillas o los sueños cargados de emociones positivas y emociones negativas pueden afectarnos incluso físicamente, también es verdad que existen sueños que pueden darnos energía para todo el día. Elegir lo que soñamos sería una suerte para muchos. Sobre todo para las personas que tienen sueños menos agradables y que lo pasan mal por la noche, poder inducir el tema de tu sueño, será un gran alivio.

¿Qué son los sueños lúcidos?

Si haces memoria, puede que recuerdes aquella vez que estabas en un sueño y eras consciente de que lo estabas. Esto es precisamente de lo que trata un sueño lúcido. En el mismo, tienes la capacidad de cambiar las cosas y hacer exactamente lo que quieras dentro de tu sueño. Volar, treletransportarte… podemos elegir el súperpoder que queramos y hacerlo realidad. Y es que, cuando controlamos nuestros sueños todo es posible. Pero, ¿qué son exactamente los sueños lúcidos?

El estudio de estos sueños comenzó en el siglo XIX, pero fue en los años 60 cuando Celia Green, investigadora del significado de los sueños y sus tipos, definió las diferencias de los sueños lúcidos con los sueños ordinarios e insistió en sus oportunidades psicológicas y terapéuticas.

Además de resultar divertido, poder vivir la historia que tú quieras participando activamente en tu sueño, puede ayudar a las personas que padecen pesadillas a reducirlas, así como a reducir trastornos del estado de ánimo como la depresión. Por otra parte, también se ha vinculado la existencia de estos sueños lúcidos con los falsos despertares. Se trata de esos en los que pensamos que no estamos despertando, pero también es parte de nuestro sueño.

Las personas que tienen a menudo sueños lúcidos pueden elegir qué les va a pasar y también son capaces de acceder a recuerdos de la vida real. Se trata de un lugar donde todo es posible, casi casi como tener superpoderes.

Cómo inducir un sueño lúcido

Saber que existe es una cosa, pero poder dominar el tema de la inducción es otra. Y es que, en el mundo de los sueños, no hay nada muy definido, pero sí que es posible aprender ciertos trucos para controlar lo que soñamos y que pueden llevar a hacernos el rey de nuestro sueños.

Para empezar, podemos comenzar por poner más en duda en nuestra vida normal si estamos soñando o no. Pregúntate a menudo si estás despierto y busca señales inusuales que puedan hacerte pensar que estás soñando.

Antes de dormir crea una historia, piensa en algún tema con el que vayas a soñar. También será útil que recuerdes tus sueños y los anotes por la mañana. Recuerda anotarlos siempre, porque los sueños se pueden olvidar con facilidad o directamente no recordarlos al despertar. Después de anotarlos, recuerda repasarlos y ver las características frecuentes que ocurren en tu sueño.

Todos estos trucos te ayudarán a ser consciente cuando estés soñando. Si esto sucede, podrás adquirir el control sobre tu propio sueño, de modo que todo lo que hagas nacerá de tu voluntad de hacerlo. Se acabaron las pesadillas y comenzó la pista libre para volar todo lo que desees. Y es que, no hay nada más apetecible, que el poder controlar lo que sueñas.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios