Los inconvenientes del reconocimiento

¿Es bueno tener la necesidad de reconocimiento?

A todo el mundo le gusta que le digan lo bueno que es en su trabajo, lo bien que lo hace. Siempre que nos dan una palmadita en la espalda nos sentimos realizados y sube nuestra autoestima, pero... ¿hasta que punto es sana esa necesidad de reconocimiento? Hay quienes verán en ella un refuerzo positivo, pero también la podemos interpretar como un síntoma de debilidad personal, de necesidad del reconocimiento de otros para paliar nuestras inseguridades, que se acentúan si nadie reconoce nuestros esfuerzos.

La necesidad de reconocimiento y la autoestima

Ya desde pequeños tenemos esa necesidad de reconocimiento. Es algo que empezamos a sentir en casa, cuando nuestros padres nos reconocen las cosas más simples. Hay que tener en cuenta que el entorno familiar influye en el desarrollo de nuestra autoestima. Luego sentiremos esa necesidad en la escuela y en un círculo de social que poco a poco irá haciéndose más grande. Llegará el punto en que nosotros también seremos capaces de reconocer los logros de ese círculo social, a la vez que ampliamos nuestra necesidad de reconocimiento a otros actores de nuestro alrededor, como pueden ser nuestra pareja, compañeros de trabajo o superiores, etc.

El excesivo reconocimiento puede ser dañino

wowsty || Shutterstock

Una de las consecuencias de este reconocimiento es el refuerzo de la autoestima, que se edifica ya desde que somos pequeños. A medida que recibimos esas palmaditas en la espalda con las que se reconocen nuestros méritos nuestra autoestima no deja de crecer y fortalecerse. En cambio, cuando alguien no recibe ningún tipo de reconocimiento su autoestima puede verse afectada negativamente, de ahí esa búsqueda constante del reconocimiento de los demás. Algo que puede llegar incluso a condicionarnos, convirtiéndose en obsesión.


Por eso hay que hablar de un reconocimiento saludable. Es algo imprescindible para el desarrollo del propio ser humano, nos ayuda a crecer de forma segura pero también es cierto que tenemos que ejercitar nuestro reconocimiento interior para darnos esa confianza que tanto necesitamos. Por eso, una de las claves de la necesidad de reconocimiento es nuestra autoconfianza: ser conscientes de nuestras capacidades, pero también de nuestras limitaciones. Gracias a esta confianza podrás avanzar en la vida por el camino correcto.

También es muy importante respetarse a uno mismo. Si somos incapaces de reconocer nuestras propias virtudes de poco nos servirá el reconocimiento de los demás. Está prohibido analizarse desde las flaquezas, aunque está bien conocerlas, lo haremos desde nuestras virtudes. Y, como no, es básico mantener el control sobre nuestra vida. Por mucho que busquemos el reconocimiento de los demás para reforzar nuestra autoestima, siempre tomaremos nuestras decisiones por nuestro bien, no para buscar ese reconocimiento.

por qué admiramos a alguien

Nattakorn_Maneerat || Shutterstock

Llegados a este punto estamos en disposición de responder a la pregunta del millón: ¿hasta qué punto es positiva la necesidad de reconocimiento? Como hemos visto, nos ayudará a reforzar la autoestima y eso es positivo; pero todos conocemos a esas personas que necesitan constantemente que se les reconozca lo que hacen, algo que puede resultar a ser obsesivo. En esos casos parece claro que estamos ante una necesidad negativa de reconocimiento, más bien parece que necesitan que les prestemos atención y que viven solo para recibir ese reconocimiento.

Y ahí está la delgada línea que separa la necesidad de reconocimiento positivo de la obsesión con el reconocimiento, que tiene influencias claramente negativas. En este último caso se trata de buscar en el reconocimiento de los demás lo que no tenemos, una evidente demostración de falta de autoestima que en ningún caso nos ayudará a avanzar. Solo en ese caso la necesidad de reconocimiento puede considerarse algo negativo, pero siempre que hablemos de una necesidad no obsesiva, sino que surja desde nuestro interior y sirva como refuerzo de la autoconfianza, será algo totalmente positivo.

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo y comunicación por la Universitat de València. Postgrado en formación del profesorado de Español como Lengua Extranjera. Periodista, blogger, community manager, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. De Valencia, intento vivir de lo que más me gusta escribiendo en blogs. Aficionado a cualquier deporte, adicto a las series, creo que las películas se disfrutan más con palomitas. Aunque suene a tópico, a mi también me gusta leer, viajar y la buena comida.

Comentarios

comentarios