Vocabulario de emociones y sentimientos

¿Qué sabes del vocabulario emocional? 6 conceptos básicos que te harán sentirte mejor

Los seres humanos somos capaces de poner nombre a nuestras emociones a través del vocabulario emocional. Este vocabulario es una herramienta perfecta a la que podemos recurrir cuando nos encontramos mal, cuando sabemos que no estamos en nuestro mejor momento, pero aún así no sabemos ponerle nombre a lo que nos sucede. Las emociones, tanto positivas como negativas, son un pilar fundamental en nuestra vida, y conociéndolas tendremos un mayor bienestar.

¿Por qué es importante tener un buen vocabulario emocional?

Los expertos en lenguaje han catalogado tres tipos de comunicación humana: la comunicación de cortesía, la comunicación cognitiva y la comunicación emocional. Sin embargo, mientras que la comunicación de cortesía y la cognitiva hacen referencia a temas externos, la comunicación emocional se refiere a la intimidad del ser humano.

En una conversación emocional las personas expresamos cómo nos sentimos en cada momento, qué sensaciones internas tenemos, cómo vivimos o cómo percibimos nuestras propias emociones y las de otros seres humanos.

Cuando las personas mantenemos conversaciones a nivel emocional, se crean estrechos vínculos entre nosotros aunque, a menudo, podemos percibir que nos falta mucho vocabulario para mantener este tipo de conversaciones. Por este motivo, es tan importante disponer de un amplio vocabulario emocional.

Las palabras clave que no pueden faltar en tu vocabulario emocional

Al mejorar nuestro vocabulario emocional seremos también capaces de fortalecer nuestras relaciones con las personas que nos rodean, seremos más empáticos y también nos defenderemos de los ataques ajenos con una mayor asertividad. Sin embargo, la mayoría de las personas no somos capaces de encontrar las palabras adecuadas para definir todo aquello que estamos sintiendo. Te contamos cuáles son las palabras clave que no deberían faltar en tu vocabulario emocional:

1. Alexitimia

Este término hacer referencia a la incapacidad para identificar nuestras propias emociones. Esta limitación humana viene, a menudo, provocada por un trastorno en el aprendizaje emocional. Las personas alexitímicas no saben poner palabras a las cosas que sienten. En este sentido, suelen acatar las normas de la sociedad y hacen lo mismo que las personas de su entorno.

2. Euforia

La euforia es una sensación de bienestar o de alegría que se manifiesta al mundo exterior. Este término de origen griego significa 'fuerza para continuar'. La euforia es, por lo tanto, la exacerbación del estado de ánimo como consecuencia de una alegría, una emoción positiva, pero también por el consumo de algún tipo de droga o el uso de algunos medicamentos.

3. Ira

La ira es una palabra de origen latino que etimológicamente significa furia o violencia. En definitiva, se trata de un conjunto de sentimientos negativos que generan rabia o confusión a las personas. Desde el punto de vista de la psicología, se recomienda exteriorizar la ira para evitar que la represión extrema de esta emoción puede degenerar en una enfermedad de tipo psicológico o psiquiátrico.

4. Desasosiego

El desasosiego es inquietud y por lo tanto, es una de las emociones que provoca de forma directa la ansiedad que siente el ser humano. El desasosiego nos genera una desagradable sensación de agitación, de angustia y de incertidumbre ante lo que va a pasar.

5. Alivio

El alivio es un proceso emocional a través del cual somos capaces de reducir o apaciguar un peso, una carga o una preocupación que nos inquieta. Aunque este término se suele vincular al dolor o malestar corporal, lo cierto es que el alivio también es una emoción, cuando éste se refiere a anular o borrar una determinada emoción que nos afecta de forma negativa.

6. Ilusión

Una de las emociones más motivadoras que existen para el ser humano es, sin lugar a dudas, la ilusión. Y es que la ilusión es una emoción que nos hace ser más sensibles, nos hace obtener logros y como consecuencia, nos permite disponer de una mayor capacidad para activarnos ante un posible éxito en nuestra vida. La ilusión es, por lo tanto, pura energía positiva que no debemos dejar de cultivar a lo largo de toda nuestra vida, ya que es el verdadero motor en nuestro día a día.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios