Qué quiere decir carga emocional

Intoxicación emocional: cómo aprender de esta situación y superarla

Todos somos capaces de reconocer cuando sufrimos una intoxicación a nivel físico porque experimentamos unos síntomas determinados que nos hacen sospechar de esta situación. Sin embargo, detectar una intoxicación emocional es algo mucho más complicado.

¿Te sientes agobiado y a punto de dejarlo todo?; ¿los pensamientos negativos se han apoderado de tu mente y no logras deshacerte de ellos?; ¿vives constantemente enfadado?; ¿has tomado decisiones de las que después te has arrepentido? Si tu respuesta ha sido afirmativa a alguna de estas cuestiones, es probable que sufras las consecuencias de la intoxicación emocional, una situación en la que las emociones toman el control de la mente, y el pensamiento racional prácticamente se desconecta.

El conocido psicólogo Daniel Goleman definió la intoxicación emocional como un secuestro emocional, porque cuando la padecemos, la situación se nos va de las manos, y sufrimos un desbordamiento a nivel emocional. Esto sucede en especial cuando nos sentimos en un momento complejo a nivel emocional porque tenemos una fuerte carga de nuestras emociones, y tenemos una sensación de incomodidad que afecta a nuestro estado anímico propio del día a día.

Cómo librarse de las emociones atrapadas

¿Cómo se evidencia una alta carga emocional?

Cuando estamos intoxicados emocionalmente, la percepción de la realidad se altera, pero también, disminuyen significativamente nuestras habilidades sociales, y nos volvemos personas menos empáticas en la medida que podemos experimentar incluso ciertos problemas de autoestima o de inseguridades, puesto que no nos sentimos con las fuerzas suficientes que en situaciones normales nos acompañarían. Algunos momentos en los que esta intoxicación o exceso de emociones frenéticas nos acompañan son:

El bloqueo mental

Cuando estamos desbordados desde el punto de vista emocional, uno de los primeros síntomas que sufrimos es el bloqueo mental que nos impide, incluso, desconectarnos de lo que nos dicen los demás y de nuestra propia conciencia interior. Es por ejemplo una situación en la que debemos tomar una decisión, por sencilla que nos parezca y se nos hace complicado tomarla-

La pérdida del control

Tener las emociones en un alto grado de intensidad nos puede llevar a experimentar la sensación de pérdida del control. Esto nos puede pasar porque somos capaces de sentir que estamos muy tristes o muy enfadados, pero no sabemos cómo gestionar esas emociones porque hemos perdido el control sobre ellas.

La sensación de que todo nos sobrepasa

Otra de las señales más evidentes que nos deja la intoxicación emocional, es sentirse agobiado o saturado ante una determinada situación y sentirnos sobrepasados por cualquier acontecimiento que nos ocurre. Nuestro cuerpo lo que necesita en ese momento es paz interior, sin embargo, lo que podemos sentir es una rumiación emocional que nos incomode y que nos angustie.

Cómo manejar tus emociones

Benjavisa Ruangvaree Art || Shutterstock

¿Cómo se hace llevadera esa alta carga emocional?

Volver  a la normalidad tras sufrir una intoxicación o secuestro emocional pasa por empoderarse de lo que uno siente, de aceptar nuestros sentimientos, nuestras emociones. Sabemos que suena fácil decirlo pero identificando las situaciones anteriores y para ello se puede reflexionar sobre cuál ha sido el desencadenante que nos ha llevado a esa situación, para que la próxima vez que vuelva a suceder, hacerle saber a dicho desencadenante que aquí estamos nosotros con actitud y determinación para afrontarlo.

Buscar una vía de escape

Cuando hayamos identificado la situación de secuestro emocional en sí misma, y sepamos qué nos ha llevado a sentirnos así, toca buscar una vía de escape para salir de esta emoción tan intensa que nos invade y nos afecta a la vez. Para liberarnos emocionalmente, es importante exteriorizar o sacar de nuestro interior esa emoción, expresarla, comprenderla. Cuando le hayamos puesto nombre a esa emoción entonces podremos practicar ciertos ejercicios que son muy sanos a nivel emocional porque nos darán mayor impulso y mayor vitalidad espiritual.

El deporte, la meditación o las actividades creativas nos pueden ayudar a evadir la mente, y alivian los síntomas que produce la intoxicación emocional sobre nuestra mente. La práctica de yoga es muy beneficiosa para nuestras emociones y además es una de las mejores alternativas para relajar los músculos y canalizar a través de sus suaves movimientos nuestras respiraciones, lo que nos aporta calma y tranquilidad.

ejercicios de yoga para gestionar las emociones

fizkes || Shutterstock

Ser más asertivo

Una de las mejores prácticas que podemos poner en marcha a nivel emocional es hacer que la asertividad forme parte de nuestro día a día. Esto quiere decir , que tienes que atreverte a decir 'no', antes de que llegue un malestar profundo por asentir con todo.

Aprender a decir no a las cosas que no nos gustan, y sin preocuparnos por lo que digan los demás, nos aporta mucha tranquilidad interior. Por ello, esta es una de las principales claves para prevenir que la intoxicación emocional se apodere de nosotros.

Bibliografía [+]
  • Aristu, A. L. » Estrés y Emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud» de RS Lazarus. Bilbao: Descleé De Brouwer, 2000.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios