Cómo manejar las emociones en una entrevista laboral

Aprende a gestionar tus emociones en una entrevista de trabajo

¿Por qué crees que eres la persona adecuada para el puesto? ¿Cuáles son tus puntos fuertes? Seguro que has escuchado las preguntas más típicas para comenzar una entrevista de trabajo más de una vez. El miedo, la tristeza o la alegría son algunas de las emociones que puedes sentir ante este tipo de situaciones. Saber gestionar las situaciones de estrés o complicadas dice mucho de una persona, por ello te enseñamos a gestionar tus emociones en una entrevista de trabajo.

5 Consejos para controlar tus emociones en una entrevista laboral

Antes de conocer una serie de pautas para gestionar tus emociones en una entrevista de trabajo debes tener en cuenta que existen por un lado, las emociones negativas que si se apoderan de la situación pueden generarte ansiedad en el entorno laboral y por otra parte las emociones positivas que pueden ser valoradas muy valoradas por el reclutador.

1. Evita reprimir tus emociones

Es vital saber que gestionar no significa reprimir, evita ese esfuerzo emocional que no es necesario y que puede hacer que no te muestres tal cual eres. Para ello es recomendable que te centres en mostrar todos tus puntos fuertes y tus aptitudes, respira hondo, confía en ti mismo, párate a pensar y contesta correctamente todas y cada una de las preguntas del entrevistador.

2. Muestra que eres una persona segura

Punto número dos, desdramatiza la situación, evalúa la situación y comprende que se trata de una buena oportunidad laboral, pero que pueden existir otras que están por llegar y quítale hierro al asunto. Centra tus esfuerzos en demostrar que eres una persona con una alta autoestima en el trabajo, que eres productivo y que sabe manejar situaciones de estrés sin sufrir ansiedad en el trabajo.

Cómo mostrar tus emociones en una entrevista de trabajo

Roman Samborskyi || Shutterstock


3. Habla de tus competencias emocionales

En los departamentos de recursos humanos son expertos en conocer capacidades de cada una de los candidatos. Una de ellas es la inteligencia emocional o grado de desarrollo de las competencias emocionales, es decir, la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos un aspecto muy valorado en el ámbito laboral. Demostrar que puedes desarrollar tus tareas con inteligencia emocional y empatía en el trabajo dice mucho de ti, como por ejemplo que serás capaz de negocios con facilidad, trabajar en equipo y tomar decisiones acertadas.

Mostrar tus sentimientos y emociones puede ser positivo, de hecho una de las últimas tendencias en la búsqueda de empleo es el currículum emocional. En este tipo de currículum el candidato expone aspectos clave sobre la inteligencia emocional y se incluyen las fortalezas emocionales como parte vital de su experiencia y su formación.

4. Ante el miedo, recuerda tus puntos fuertes

Controlar los nervios en una entrevista laboral no es sencillo, por ello, más que centrarte en ocultarlo lo mejor es intentes ser natural, el entrevistador es una persona igual que tú y es capaz de entender que una entrevista es un proceso complicado. Si sientes miedo, evita pensar continuamente en ello y demuestra lo que vales enumerando tus puntos fuertes o fortalezas. Otra opción para evitar los nervios y el miedo es conocer un conjunto de técnicas de meditación basadas en la respiración que te ayudarán a conectar con tus emociones de un modo más armonioso.

5. Utiliza las emociones a tu favor

Otro de los consejos para controlar tus emociones en una entrevista laboral es que antes de la entrevista te pares a pensar en las emociones que van surgiendo en ti, reconócelas y ubícalas en un lugar que no te perjudiquen. El miedo, por ejemplo, podría considerarse una emoción positiva si le dejas el espacio apropiado, ayudándote a mantenerte alerta, en lugar de paralizarse.

La preparación emocional de una a entrevista laboral es vital para demostrar que eres un buen profesional.

Share this post

Comentarios

comentarios