Cómo practicar la validación emocional

Qué es la validación emocional y cómo puedes mejorarla

A lo largo de nuestra vida todos experimentamos una gran cantidad de emociones. Algunas son buenas, como la alegría y otras las vivimos de una forma más negativa, como el miedo. El caso es que, sea la que sea la emoción que sentimos, siempre hay una causa, y entender por qué nos sentimos de una forma u otra nos servirá de mucho. En esto consiste la validación emocional, en el hecho de aceptar que estamos viviendo una determinada emoción. Por eso, la validación emocional también está vinculada con la gestión emocional, por ser un proceso de aprendizaje constante de la persona.

Seguro que todos hemos estado en una situación en la que alguien nos dice: "no es para tanto", "no te preocupes por esas tonterías", o frases similares que lo que hacen es invalidar nuestras emociones. Incluso a veces nos sentimos tristes y no sabemos por qué, y nos culpamos por ello. Entonces estamos invalidando nuestras emociones y a nosotros mismos, porque lo cierto es que, sientas lo que sientas, siempre hay una causa, aunque no consigas encontrarla en el momento. Lo que debemos hacer en estos casos es trabajar la validación emocional y saber más de nosotros mismos, de nuestras emociones positivas y de nuestras emociones negativas, porque con independencia a la connotación que tengan la validación emocional tiene un enorme poder que debemos aprovechar.

Aceptación y empatía

Por todo lo comentado, la empatía y la aceptación son los dos pilares de la validación emocional. Por un lado la fase de aceptación es vital para la validación emocional porque esto es lo que implica saber expresar las emociones negativas que nos afectan en el día día. Y es que, sentirnos tristes o enfadados no es nada malo, si bien es cierto que la experiencia que vivimos es negativa, también es verdad que esas emociones sirven para algo. Y es que, todas y cada una de las emociones tienen su función.

Por eso, no debemos exigirnos ni exigir a los demás no estar triste, pues a veces es del todo necesario. Así, aceptando que la vida tiene sus partes buenas y también sus partes malas, podremos entendernos mejor y gestionar de una forma más óptima nuestras emociones. porque en definitiva esto nos estará ayudando a aumentar la validación emocional, y no lo debemos dejar escapar.


Por otra parte, la empatía es la capacidad que tenemos de ponernos en los zapatos del otro. Y ojo, esto no quiere decir que pensemos como reaccionaríamos nosotros, sino que entendamos sean cuales sean las emociones de los demás y las validamos ante una situación, aunque nosotros no reaccionáramos de esa forma. Esto es fundamental en lo que se refiere a la validación emocional de los niños si pretendemos que en el futuro tengan una base emocional sólida.

Cómo mejorar la validación emocional

A continuación vamos a comprobar algunas de las estrategias más eficaces para mejorar la validación emocional y fomentar este proceso de entendimiento.

Prestar atención

Una de las mejores técnicas para mejorar nuestra validación emocional es estar presente en la conversación con el otro. Solo practicando la escucha activa y siendo personas más asertivas podemos entender las emociones que siente la otra persona. A veces, nos cuentan algo y nos quedamos con la situación, en lugar de prestar atención a lo que la otra persona está sintiendo. Hacer preguntas sobre sus emociones, sobre lo que le provoca cierta circunstancia y acercarse a la persona físicamente serán estrategias que no solo harán sentir mejor a la otra persona, sino que también nos acercarán a ella y mejorarán nuestra validación emocional.

Ten la mente abierta

A menudo tendemos a hacer nuestros los problemas y a no entender más que nuestras emociones. Es decir, que al ponernos en el lugar del otro, solo entendemos las emociones que nosotros pensamos que sentiríamos. Tener la mente abierta nos ayuda a entender las emociones de los demás, aunque no estemos en su piel ni en su situación. Nos ayuda a aceptar que todos somos diferentes y que no hay mejor forma de sentir que otra, solo hay emociones que se disparan. Entenderlas es la mejor forma de validar emocionalmente.

Normaliza las emociones

Otra forma de practicar la validez emocional es haciéndole saber a la otra persona que entiendes lo que siente y que es válido. Es decir, si alguien está triste no tiene por qué esforzarse por estar contento. Si alguien ha perdido a un familiar, tendrá que pasar una época de luto, y entenderlo es una forma de validez emocional.

Share this post

Comentarios

comentarios