Cómo gestionar la ansiedad

¿Se puede controlar y superar la ansiedad? Sí con estos consejos

La ansiedad es una emoción básica del ser humano. Se considera una emoción negativa, pero no porque sea perjudicial ni mucho menos, sino porque se asocia al malestar. El caso es que la ansiedad es una emoción que aparece para protegernos de algún peligro, y pone a nuestro cuerpo en situación, para huir o luchar. Sin embargo, la cosa se complica más todavía cuando queremos vencer la ansiedad y comprobamos lo difícil que realmente resulta.

Entre los síntomas de la ansiedad podemos encontrar diferentes comportamientos. Puede aparecer en forma de mareo, de dolor de estómago o de sudoración. Sus manifestaciones son variadas y suele ser habitual si tenemos que hablar en público, superar un examen importante o conducir, entre otras situaciones. Para ello es imprescindible ponerse manos a la obra, buscar el apoyo de la psicología y comenzar a trabajar activamente para encontrar las técnicas que mejor nos pueden ayudar a superar la ansiedad y recuperar ese trocito de nosotros que ya no funciona tan bien como antes.

4 claves para aprender a superar la ansiedad

Pero como todo en esta vida tiene solución, si sufres de ansiedad, prueba la calculadora de ansiedad y comienza a combatir a esta enemiga que ha convertido tu vida en un auténtico infierno, puedes probar con algunos consejos y ejercicios que te servirán para controlar la ansiedad para que puedas calmarte y ser más feliz, que de eso se trata.

Conócete a ti mismo

Nuestra vida va a una velocidad tan elevada hoy en día, que es complicado reconocer cuándo tenemos ansiedad. De hecho, muchas personas acuden a los servicios médicos de urgencias cuando tienen ansiedad, pensando que se trata de alguna enfermedad grave. El primer paso para controlar la ansiedad es saber que la tenemos. De hecho, ser consciente de que estamos padeciendo ansiedad y encontrar el motivo, nos ayudará a calmar la misma. El caso al que todos nos podemos enfrentar es por ejemplo la ansiedad laboral. Así que desde el minuto cero que comienzas a ser consciente que algo te está produciendo ansiedad, te recomendamos que cojas un bloc de notas y apuntes esos momentos en los que sientes ese malestar. Si encuentras la raíz del problema, podrás solucionarlo y terminar con la ansiedad.

Shaynepplstockphoto || Shutterstock

Ayúdate con el deporte


Se ha comprobado que practicar deporte tiene efectos increíbles en el ser humano, y no solo en cuanto a la salud física se refiere, sino también en la salud mental. Y es que, mediante el deporte producimos una serie de hormonas, como las endorfinas, que hacen que una sensación de bienestar invada nuestro cuerpo. Así, vivir con sin ansiedad es posible practicando deporte pero eso sí, no es necesario correr una maratón para sentirte mejor. Lo importante es que practiques un deporte que te guste, que te haga sentir bien y que te apetezca realizar. Si no estás muy en forma no te preocupes, porque simplemente con caminar media hora al día o con iniciarte en la meditación podrás notar los resultados y te sentirás mucho mejor.

Practica la meditación

Hoy en día está muy de moda la práctica de mindfulness. Se trata de un tipo de meditación que está basada en la budista, pero le quita todo el componente religioso. En realidad, sea cual sea el tipo de meditación que practiquemos, esta influirá enormemente en el nivel de nuestra ansiedad y también en el estado de nuestro bienestar. La meditación y la práctica de yoga pueden tener grandes beneficios para el cerebro y es que es una técnica que consiste en ser conscientes del aquí y del ahora. Estudios científicos han probado su eficacia tanto en las personas con depresión como con ansiedad. Y es que, no cabe ninguna duda de que, quien practica la meditación, es mucho más feliz.

eldar nurkovic || Shutterstock

Alégrate

Una de las cosas que poca gente sabe es que, la relación entre la sonrisa y el estado de ánimo es bidereccional. Esto quiere decir que, si sonríes aunque sea sin ganas, notarás cómo te encuentras mejor.

En qué consiste la alegría

g-stockstudio || Shutterstock

Se trata de un método probado y que está avalado por algunos estudios. Si nos sentimos agobiados o tristes, podemos forzar una sonrisa para intentar conseguir un mejor estado de ánimo. Esto nos hace ver lo fundamental que resulta cambiar la cara cuando queremos encontrarnos mejor. De todas formas, si no puedes forzar la sonrisa o esto no te funciona, te recomendamos que nunca olvides el humor. Pasa un rato con amigos que te hagan reír o mira una comedia en la televisión. El hecho de pasar un rato riendo puede tener unos efectos increíblemente buenos en tu estado de ánimo.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios