Significado del chantaje emocional

Cómo lidiar ante el chantaje emocional

Cuestiones como el chantaje emocional, la manipulación o el machismo no son tan fáciles de reconocer como creemos, ya que todos, en cierta medida acudimos a ellas de forma inconsciente. En el caso del chantaje emocional, frases como "tú verás lo que haces" o "si me quisieras no lo harías" son tan frecuentes como perniciosas. Y es que, estar expuesto al chantaje emocional no es ninguna tontería. Jugar con las emociones de este tipo es toda una declaración de intenciones de las conductas manipuladoras.

Así, entendemos por chantaje emocional cuando una persona provoca en otra unas emociones negativas, de las que esta persona no será capaz de deshacerse a no ser que haga exactamente, lo que desea el chantajista. El chantaje suele ser frecuente en las relaciones de padres e hijos, pero a veces también se da en las relaciones de pareja, e incluso a veces es tan sutil que cuesta identificarlo.

No significa que el chantajista sea una persona horrible, que actúa con consciencia y que desea acabar con la integridad del otro. Seguramente el chantajista ni siquiera se da cuenta de lo que está haciendo, pero como en todo, en el chantaje emocional existen grados y conviene identificarlo rápidamente para poder actuar contra él.

Pautas para detectar el chantaje emocional

Con el fin de protegernos del chantaje emocional, lo primero que debemos hacer es identificarlo. Cuando una relación lleva mucho tiempo es muy complicado cambiar el curso de esta o identificar actitudes tóxicas. Sin embargo, conviene hacerlo a tiempo con el fin de mejorar la relación o mejorar nuestra vida por separado. No debemos olvidar que se trata de una práctica tóxica que no beneficia a nadie.

Si dudamos sobre si estamos siendo víctimas o no del chantaje emocional, te aconsejamos que te fijes en ciertos aspectos que harán que tengas una idea más precisa y también, podrás actuar en consecuencia para identificar el chantaje emocional por parte de cualquier persona.

  • Falta de claridad. Un chantajista no siempre te dice lo que quiere claramente, sino que deja que el otro lo adivine. De esta forma, destruye la autoestima de la víctima y parece que sea un tema importante y que él no haya pedido nada.
  • Intransigente. La persona que realiza el chantaje emocional no cede ante nada. Si opinas diferente se enfadará y no acepta nada que no sea como él quiere.
  • Presión. Los chantajistas se apoderan de personalidades débiles y que ceden fácilmente, pero se reconocerán más claramente cuando se enfrenten a alguien más fuerte. Entonces chillan, gritan, discuten y no ceden hasta que consiguen lo que quieren. Esto provoca unas emociones negativas en la víctima de carácter abismal.
  • La amenaza. La usa como último recurso, pero la usa. Cuando no consigue lo que quiere, no duda en explicar a la otra persona que puede pasar si no hace lo que él le pide. Las consecuencias  del chantaje emocional pueden ser horribles, separarse en una pareja, o incluso hay quien habla del suicidio.

Consejos para defenderse del chantaje emocional

Como hemos dicho, todos echamos mano del chantaje emocional en algún momento. Hay casos en los que es inofensivo, pero en otros casos, son tan retorcidos que pueden crear un trauma muy grave en la persona chantajeada. Se trata de una cuestión grave, y en cuanto la detectemos es necesario actuar.

Para empezar, debemos saber que el chantajista emocional se identifica como una víctima, y en su papel, culpa a la otra persona de lo que le pasa. Lo mejor para defenderse de esto es tomar una actitud pasiva. No enfrentarse ni negarse, simplemente dejarlo pasar.

Lo más importante para evitar el chantaje emocional es que no cedas ni una vez más ante las exigencias del chantajista. Si lo haces, todo volverá a comenzar y conseguirá que te sientas culpable una vez más. No vaciles y no cedas, hazle saber lo que tú deseas y que es igualmente válido. No permitas que nadie influya en tu forma de actuar.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios