Me afectan los problemas de los demás

Aprender a vivir sin que los problemas nos afecten tanto es una cuestión de actitud y hábitos

Las personas tóxicas, la dependencia hacia los demás, la baja autoestima...Son factores que nos impulsan a preocuparnos demasiado por los problemas, tanto por los propios, como por aquellos que nos son completamente ajenos. Preocuparse es, desde el punto de vista psicológico, pensar en algo recurrente que puede ocurrir y, generalmente, anticipando unas consecuencias negativas e indeseadas. Es normal preocuparse en ciertos momentos de la vida porque a todos nos pasan cosas, pero cuando los problemas toman el control de nuestra vida y vivimos preocupados por todo, esto acaba repercutiendo en nuestra salud emocional de forma negativa.

Apostar por pensar más en uno mismo, nos ayuda a relativizar

Todos y cada uno de nosotros cometemos errores que, involuntariamente, acabamos convirtiendo en hábitos, es decir, acciones que afectan en mayor o menor medida a nuestra vida, y también a la de las personas que tenemos alrededor. Si crees que te sientes en ese punto en el que has pasado a sentirte preocupado por todo, hay una regla de oro fundamental y es la de olvidarse de uno mismo. Tendemos a convertir en hábito el hecho de pensar demasiado en los demás y esto, a lo único que nos lleva, es a que nos acaben afectando demasiado los problemas ajenos.

Consejos para liberarse de las preocupaciones

PhotoMediaGroup || Shutterstock

Lo ideal no es pensar solo en uno mismo, sino conseguir un equilibrio entre pensar en los demás y pensar en uno mismo. Es decir, saber ser empáticos y vivir y desenvolverse en la sociedad, pero siendo conscientes de la importancia que tiene el tenerse en cuenta a uno mismo.

Eso sí, tan malo es el hábito de dejar de pensar en uno mismo y pensar sólo en los demás, como el de pensar sólo en uno mismo obviando por completo a los demás. Las personas que sólo piensan en sí mismas son egocéntricas y egoístas, y tienen el gran problema de que son capaces de hacer de un grano de arena, una gran montaña repleta de problemas, simplemente, porque no salen nunca de su coraza, para ver los problemas que hay a su alrededor. Por ello, la clave se encuentra en buscar un equilibrio en el que los problemas de los demás no se magnifiquen en exceso.

¿Qué podemos hacer para convivir con esos problemas? Apostemos por hábitos emocionalmente más saludables

Si pensar demasiado en los demás es un hábito que nos afecta en gran medida, ¿cuánto de perjudicial será el relacionarse con personalidad tóxica? Este tipo de personas se caracterizan por tener una mentalidad negativa y por tener comportamientos perjudiciales para los que les rodean. Además, son manipuladoras y limitan el desarrollo personal de los demás en la medida que generan una gran sensación angustiosa en los demás. Además de ello, hay que tener en cuenta otros hábitos más saludables que nos permiten relativizar dichas circunstancias:

1. Aprender a decir no

Cuando entramos en el círculo vicioso de no saber decir que no a nada, acabamos haciendo nuestros muchos problemas que, en realidad, no nos corresponden. Por ello, cuando asentir con todo se convierte en un hábito, además de rebajar tu autoestima, empezarás a sufrir con los problemas de tu alrededor. En este sentido, apostemos por evitar el sentimiento de culpa.

cómo lograr decir que no

nito || Shutterstock

2. Juzgar a los demás

Cuando la crítica se convierte en uno de nuestros principales hábitos en la vida, nos metemos en un círculo de rencor que acaba dañando nuestra autoestima. Si percibes las relaciones sociales desde una perspectiva incorrecta, y en vez de aprovechar las formas de conectar con los demás, dedicas una buena parte de tu día a día a juzgarlos de una forma negativa, estarás creando tú mismo problemas que, en realidad, no existen, provocando así tu propia infelicidad. Criticando, además, no solo te haces daño a ti mismo, sino que también dañas tu imagen desde el punto de vista social, porque serás considerada una persona indiscreta y peligrosa y, los demás, intentarán evitarte en la medida de los posible.

Bibliografía [+]
  • Covey, S. (2015). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Editorial: Booket
  • Sánchez Pérez , A.(2018). Todo es posible: Los límites los pones tú. Editorial: Zenith

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios