Cómo funciona la aromaterapia

Todo lo que necesitas saber sobre la aromaterapia

Seguro que los aceites esenciales nos suenan a todos e incluso lo bien que huelen algunos de ellos. No es de extrañar que exista una teoría como la aromaterapia que incluya los poderes de estos aceites para tratar todo tipo de dolencias o malestares. Así, la aromaterapia se construye como una medicina alternativa cuya fuente principal de trabajo se basa en el uso de productos vegetales.

Qué es la aromaterapia

Los olores que percibimos pueden cambiar nuestro estado de ánimo, y los aceites que extraemos de las plantas pueden ayudarnos a sanar dolencias y a encontrarnos mejor, tanto por fuera como por dentro. Es así como la aromaterapia, con el uso de estos aceites esenciales pueden mejorar nuestra salud tanto física como emocional. Por una parte, percibimos relax con el aroma, y por otra parte, sus propiedades naturales hacen que nuestra salud se vea mejorada.

Al aplicar los aceites, nuestra piel absorbe los componentes de estos productos de manera que penetran directamente en el organismo. De este modo, sus propiedades consiguen que hagan efecto tanto en cada uno de las partes de nuestro organismo, desde la circulación, los tejidos, etc... De esta manera, se consiguen mejorar las dolencias físicas pero también las emocionales. En cuanto a las sesiones de aromaterapia, puede ser que necesitemos una o más dependiendo de nuestra situación personal.

Para qué sirve la aromaterapia

El hecho de que la aromaterapia pueda ayudar a que nos sintamos mejor, no quiere decir que esta práctica sustituya a la medicina tradicional, sino que puede servir de complemento para encontrar una mejora más rápida y también más duradera. Solo aplicando la aromaterapia no nos curaremos de ciertas enfermedades, pero sí que conseguiremos que la curación sea más efectiva y que nos sintamos mejor.

Por esta razón, la aromaterapia sirve especialmente para aquellos casos en los que padecemos estrés, de depresión o estados de nervios en general. Y es que, aunque las enfermedades graves no se pueden sanar, sí que es cierto que el estado de ánimo adquiere especial importancia para enfrentarse a según qué enfermedad. Por eso, la aromaterapia nos puede ayudar a relajarnos y a conseguir estimular a la persona para luchar con más fuerza.

Beneficios de la aromaterapia

Existen numerosos aceites esenciales y cada uno nos dará unas propiedades diferentes. Limón, menta, jazmín... dependiendo de lo que necesitemos podremos usar un aceite esencial u otro, el caso es dar con el tratamiento adecuado. Por ejemplo, mientras el neroli puede usarse para aliviar los síntomas de la depresión, la menta puede ayudarnos a concentrarnos mejor. Todo depende de lo que necesitemos y del aceite que elijamos.

Algunos aceites esenciales como el de lavanda son muy buenos para reducir los efectos de la ansiedad y llevarnos a un estado de relajación. Además, entre los beneficios de la aromaterapia también nos encontramos con su poder para fortalecer nuestras energías, por lo que es un remedio muy estimulante.

Lo mejor es que, en la terapia, nos pongamos en manos de profesionales, que nos indiquen bien qué es lo mejor para nosotros. Y si estamos hablando de dolencias graves, lo bueno es que mantengamos informado a nuestro médico en todo momento, de los tratamientos a los que nos sometemos.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios