Conoce qué es la labilidad emocional y cuáles son sus síntomas

Todos conocemos las emociones, sabemos que nos sentimos tristes cuando algo malo nos pasa y alegres y si nos dan una buena noticia. Es algo que pasa aquí y en todo el mundo, además lo bueno es que sabemos reconocerlas en los demás e incluso podemos entender cómo se sienten los otros con solo mirarles a la cara. Así, cuando hablamos de labilidad emocional nos referimos a cierta tendencia a cambiar de estado emocional, pero de forma brusca y aparentemente sin sentido. Son unos cambios de humor que no presentan ningún patrón, no se pueden prever y vienen de forma abrupta. Normalmente la labilidad emocional se presenta durante días hasta que vuelve a sus niveles normales.

Cómo detectar la labilidad emocional

WAYHOME studio || Shutterstock

Cuando vemos a una persona con estos cambios de humor, decimos que es bipolar. Se trata de una expresión desafortunada, ya que la bipolaridad es un trastorno mental grave, en cambio la labilidad emocional es solo una fase que puede experimentar una persona. En realidad, se trata más de un síntoma, que de una enfermedad en sí misma. Una vez más, observamos lo importante que es saber gestionar nuestras emociones para conseguir un estado en el que predomina el equilibrio.

La labilidad emocional como síntoma de un trastorno

Todos podemos estar lábiles en algún momento dado, ya que, como hemos dicho, se trata de un momento en el que perdemos el control de nuestras emociones. Sin embargo, cuando la labilidad se presenta de forma continuada y también muy intensamente, podemos alertarnos y pensar que estamos frente a algún tipo de trastorno. Y es que, existen varios trastornos mentales que tiene la labilidad, como uno de sus principales síntomas.

Para empezar, podemos hablar del trastorno bipolar, como ya hemos mencionado hace unos párrafos. Se trata de una enfermedad que altera episodios de euforia con otros de depresión aguda. Visto así, no es raro que la labilidad emocional esté presente en este trastorno. La versión más leve del trastorno bipolar se conoce con el nombre de ciclotimia, donde también está presente como síntoma la labilidad emocional. En la ciclotimia los síntomas no son tan intensos como la bipolaridad.


En la depresión también podemos encontrar signos de labilidad emocional, y es que, cuando está muy avanzada las personas pueden experimentar emociones de profunda tristeza alternadas con una apatía total y una sensación de no sentir nada que se conoce con el nombre de anhedonia.

Causas de la labilidad emocional

Como ya hemos visto la labilidad emocional se origina en muchas ocasiones como síntomas de otros trastornos mentales. Además, las personas pueden experimentar labilidad emocional a causa de enfermedades como la demencia, la esclerosis múltiple o un traumatismo craneoencefálico.

El origen de la labilidad emocional

Antonio Guillem || Shutterstock

Estas enfermedades dañan el cerebro, de modo que impide que la persona afecta comprenda las emociones, tanto las suyas como las de los demás. Tampoco puede gestionarlas ni controlarlas, por lo que en el proceso de expresar nuestras emociones se producen esas exageraciones a la hora de expresarlas. El caso es que se produce una lesión, por medio de la cual, el control de la emoción deja de estar en manos del individuo.

Podemos ver por ejemplo, que estos problemas emocionales en el caso de personas que eran muy educadas antes de presentar esta lesión en el cerebro, después se comportan de forma incapaz de controlar sus propios impulsos. Y es que, una persona sana puede estar triste sin llorar o feliz sin reírse, sin embargo, la personas afectadas en este sentido, se muestran a menudo inapropiadas, tanto en sus comentarios como en sus gestos.

Como resultado estas personas que sufren de labilidad emocional pueden verse aisladas, ya que pueden provocar el malestar y la incomodidad del resto de sus acompañantes, que no entienden que les pasa y tampoco son entendidos por los individuos con labilidad emocional.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios