Ejemplos de emociones positivas

Las emociones positivas del ser humano

En nuestra vida experimentamos un sinfín de emociones, algunas emociones son positivas pero en el lado contrario, también experimentamos con otro tipo de emociones negativas. No es que haya unas más buenas que otras, ya que todas son necesarias. Pero sí es cierto que, algunas emociones nos hacen sentir bien y otras se identifican mejor con un estado de malestar.

Nuestras preferidas son, sin duda, las emociones tipo positivo. Esas que nos dan fuerzas para continuar viviendo, que nos hacen sentirnos capaces de todo y que nos aportan soluciones rápidas a nuestros problemas. Y es que, experimentar emociones positivas nos hace aprender más y desarrollar nuestros talentos como la mayor seguridad en nosotros mismos y estar más satisfechos con nosotros mismos.

7 emociones positivas que todos tenemos y su significado

Existen muchas emociones y todas son necesarias y adaptativas para nuestra supervivencia. Entre las que causan mayor satisfacción podemos señalar 7 emociones positivas que nos dan fuerza y nos hacen sentir mejor.

La alegría

Si hablamos de emociones positivas la alegría es la primera que nos viene a la cabeza, y es que se trata de una emoción primaria de carácter positivo que todos hemos sentido. Se trata de una sensación que nace de experiencias agradables. Es importante sentir alegría, por lo que, si hace mucho tiempo que no experimentas esta emoción, te recomendamos que cierres los ojos y pienses en algo agradable. La alegría vendrá sola. Y es que la alegría nos estimula, nos motiva y nos rejuvenece.

Cómo se produce la alegría

Ariwasabi || Shutterstock

La euforia

Se dice que la euforia es una emoción que genera fuertes sentimientos, y esto se debe a que ser una persona eufórica tiene sus beneficios, pero también hay que tener cuidado con los excesos. Sentir euforia hace que explotemos al máximo aquello que sentimos. Se trata de una emoción fundamental, mejora nuestras relaciones dado nuestro estado anímico positivo, pues nos hace darles más importancia. La euforia guarda una estrecha relación con la superación personal pero para no excedernos y llevar al máximo esta emoción, te recomendamos que comiences cada mañana pensando en lo que hay a tu alrededor y en cómo debes vivirlo correctamente.

La esperanza


Si dicen que la esperanza es lo último que se pierde no es vano, pues tener esperanza es una de las cosas más bonitas que tenemos cuando algo nos va mal. La esperanza es ese resquicio de luz al final del túnel, lo que nos hace mantenernos activos y motivados. Y es que, la esperanza, nos hace tener ganas de mejorar.

La diversión

Porque estar alegre es importante, pero divertirte puede llevarte a momentos geniales que terminen en otra emoción de alegría. La risa es una de las mejores medicinas que existen contra la tristeza o la depresión, y divertirte hará que te rías a carcajadas. Unas buenas risas en un momento dado pueden darte una nueva perspectiva de las cosas.

La amistad y la felicidad

DSerov || Shutterstock

La ternura

Y cómo hablar de emociones positivas sin hablar de la ternura. Ese motor que mueve nuestra vida, que nos hace realizar acciones imposibles y que nos hace felices. Una de las características principales della ternura es que abarca todas las emociones positivas. Además, sentir ternura o amor hace que se incrementen los niveles de hormonas como la oxitocina, que aumentarán nuestro nivel de felicidad. La ternura es beneficiosa para nuestra salud y para nuestra calidad de vida.

El orgullo

Puede sonarte a todo lo contrario, pero el orgullo es una emoción positiva. Y es que, en ocasiones se confunde con lo que puede ser narcisismo o prepotencia, pero el orgullo es la emoción que permite mantener la confianza en nosotros mismos. Del mismo modo, gracias al orgullo nos atribuimos los méritos que nos corresponden y nos valoramos.

Claves para perder el orgullo y tener autoestima

Stokkete|| Shutterstock

El interés

Y no menos importante encontramos la emoción positiva del interés. Se trata de una sensación que nos lleva a la fascinación, a la curiosidad, pero también a las ganas de superarnos. El interés nos inspira, nos mantiene despiertos y nos hace ser creativos y eficaces. Y es que es una emoción única para sentirnos de lo más vivos.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios