Consecuencias psicológicas de la mentira

Las consecuencias que tiene la mentira en nuestra vida

En nuestra vida es habitual que siempre tengamos la tentación de mentir. A veces, mentimos premeditadamente y otras, en cambio, no somos capaces de decir la verdad, aunque queramos. Mentimos por miedo, por cobardía, pero también lo hacemos por amabilidad o por no hacer daño a alguien. Existen muchos tipos de mentiras pero lo cierto es que, la mentira tiene graves consecuencias en nuestras emociones, especialmente porque nos produce tanto emociones como sentimientos negativos, los cuales pueden llegar a sobrepasarnos.

La traición, la ira, o la desconfianza son algunos de los efectos psicológicos que la mentira produce en nosotros. Puede que sea una mentira pequeña o una más grande, pero las consecuencias que tiene una mentira, siempre surgen cuando sufrimos un engaño. El dolor y la traición se cogen de la mano y a veces, es complicado sobrellevarlo.

¿Por qué las mentiras duelen tanto?

El dolor emocional es algo que viene de la mano de la mentira. Cuando nos enteramos de que nos han mentido nuestras emociones se resienten, pues cada una de nuestras emociones sale a la luz y sentimos, en gran medida como nuestro mundo se desmorona. Nos sentimos tristes y afligidos, en primer lugar, porque alguien en quien confiamos nos ha traicionado, pero también porque nos culpamos de no haberlo visto antes.

Al ser víctimas de una mentira, no solo se rompe el vínculo afectivo entre la otra persona y nosotros mismos, sino que algo en nuestro interior también se quiebra. Puede que incluso una mentira tenga efectos en nuestra autoestima en la medida que nos sentimos engañados, humillados y traicionados, y perdemos a alguien de confianza, mientras pensamos que quizá esa persona pueda volver a hacer lo mismo con nosotros, puesto que nos preguntamos si las personas mentirosas cambian o no, y podemos volver a vernos en la misma encruzijada en un futuro.

¿Qué provoca en nosotros la mentira?

Puede que la mentira sea piadosa, sea por nuestro bien o sea la traición más grande que nos han hecho nunca. Está claro que la intensidad cambiará de una circunstancia a otra, pero no nos libraremos de ciertas consecuencias y emociones que provoca en nosotros la mentira a través del daño que nos ocasiona.

Para empezar, el daño es siempre una parte fundamental del proceso de enterarnos de que hemos sido víctimas de una mentira. La tristeza y la ira de saber que hemos sido engañados son emociones de la que no nos libraremos en estas circunstancias. Pero esto no es todo, sino que la desconfianza hacia la otra persona surgirá y será complicado que se vaya.

¿Cómo sobrellevar una mentira dolorosa?

Como hemos dicho hay muchos tipos de mentiras y no todas duelen con la misma intensidad. Lo que nos afecte una mentira depende de muchos factores, tanto externos como internos, ya que hay circunstancias personales que pueden hacer que nos sintamos más o menos frustrados. En cualquier caso, estaría bien aprender a llevar de la mejor manera una mentira dolorosa, para que nos afecte lo menos posible en nuestra existencia.

Una de las situaciones donde la mentira puede darse con facilidad es en una relación de pareja. En una situación tan íntima, el principal problema es volver a confiar en la persona, y por eso, hay ciertos pasos que convendría conocer para sobrellevar una mentira dolorosa. Para volver a confiar en la pareja, es importante aprender a perdonar si es que te ves preparado o preparada para ello. Igualmente, procurar gestionar las emociones será lo que vuelva a relajarte, aunque para ello, tenga que volver a pasar un tiempo.

Del mismo modo, hay que aprender siempre a pensar que tenemos que hacer lo que nos gustaría que nos hiciésen, es decir, la venganza no nos llevará a ningún lado. Es la peor de las soluciones y la que al final más daño nos acabará haciendo. Quizá un plan de venganza pueda parecernos la mejor opción, pero para nada es así. Esto lo único que provocará serán heridas emocionales más fuertes.

Para superar una mentira que te ha hecho mucho daño es importante la comunicación. Pregunta todo aquello que desees saber, descubre qué razones han llevado a esa persona a actuar de ese modo. Puede que entonces puedas sentirte mejor en la medida que intentas ponerte en el lugar del otro. Eso sí, esto puede ser tan bueno como doloroso. Si bien es cierto que nos expondremos a escuchar cosas que no nos gustan, puede que terminemos aprendiendo y creciendo, incluso fortaleciendo nuestra relación sea del tipo que sea.

Share this post

Comentarios

comentarios