Cómo desarrollar la resiliencia

La resiliencia: una emoción positiva que no todos pueden experimentar

Si alguna vez has pensado en sentirte mejor y te has preocupado por cómo funcionamos seguramente te has topado alguna vez con la palabra resiliencia. Se habla hoy en día de esta emoción como una cualidad única, algo que si la experimentas, podrás superar cualquier trance. La verdad es que la resiliencia es la capacidad para recuperarse de una situación adversa, un trauma o una mala noticia, de forma que no trastoque el resto de tu mundo. Las personas resilientes consiguen sacar recursos que antes no tenían de la adversidad, y consiguen superarse de forma formidable.

La emoción de la resiliencia se puede aprender. No es algo intrínseco en la persona, tampoco es genético ni está en el temperamento innato. Una persona puede investigar cómo ser resiliente y adquirir costumbres que le guíen en este camino. Por eso, conocer qué es la resiliencia puede ser tan útil. El caso es que hay circunstancias en la vida que pueden ser de lo más traumáticas. La muerte de un ser querido, una ruptura de pareja dolorosa, un accidente… cosas que pueden cambiar nuestra vida por completo. Las opciones están entre dejarse atrapar y parar tu vida o sacar fuerzas de donde sea y seguir adelante. Esta última opción es la que toman las personas resilientes.

¿Cómo son las personas resilientes?

No se trata de personas frías, sin sentimientos ni corazón, sino todo lo contrario. Ser resiliente no significa no sentir, ni llorar si es necesario. De hecho, las personas resilientes son conscientes de que pasan por una mala época, por ello ponen toda la carne en el asador para conseguir remontar.

La resiliencia se construye con el paso del tiempo, aprendiendo del pasado y poniendo interés en mejorar tu vida y en superarte. Una de las circunstancias más necesarias para construir la resiliencia es tener relaciones de cariño y apoyo a nuestro alrededor. El disponer de buenas relaciones, tanto en familia como con amigos, nos hace disponer de modelos y tener confianza en nosotros mismos. Es el camino que nos puede llevar a conseguir ser más resilientes.

Entre las características que se asocian a las personas resilientes destacan algunas como tener una fuerte autoestima y una visión positiva de sí mismos. Mediante una buena autoestima, cualquier persona puede utilizar sus puntos fuertes para salir fortalecidos de una situación complicada. Y aunque una visión optimista es importante, las personas resilientes también deben poseer otras habilidades. Por ejemplo, los planes que tracen deben ser realistas y poder llevarse a cabo. Además, entre los puntos fuertes de quien experimenta la resiliencia está la comunicación, el conocimiento de ellos mismos y potencial para manejar sus sentimientos.

Consejos para ser más resilientes

Como hemos dicho, uno de los factores imprescindibles para conseguir ser más resilientes está en las relaciones que tracemos. Te aconsejamos que para desarrollar la resiliencia, te centres en relaciones de calidad, tanto con la familia como con los amigos. Relaciones que se basen en el cariño y el respeto y huye de las que simplemente sean por interés.

Otro de los elementos clave para desarrollar la resiliencia es aceptar las circunstancias es otro de los elementos clave. Cuando sufrimos algún hecho trágico, deberemos ser conscientes de él. Ser resiliente no significa evadir la situación. Ser resiliente significa enfrentarse a ella y saber que deberemos realizar más esfuerzo para seguir adelante. También es cierto que tener confianza en uno mismo y saber admitir y gestionar las emociones, son los factores clave para avanzar un paso más en el camino hacia la resiliencia.

Establecer planes y tomar decisiones realistas será otro elemento clave a favor de la resiliencia. El caso es que no hay que correr demasiado, sino ser conscientes de tus limitaciones pero esforzándote para dar todo tu potencial.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios